Del cine al Centro Teletón

El Laboratorio de Marcha de la institución utiliza la captura de movimientos para reconstruir en 3D un modelo que sirva para el diagnóstico y tratamiento de las patologías de los pacientes
Los rostros de Gollum, el mono César o los Na'Vi son los primeros ejemplos que vienen a la cabeza. "Es exactamente la misma técnica", apuntó Nicolás Peña, desarrollador del software del Laboratorio de Marcha del Centro Teletón, una aplicación médica de la captura de movimiento (motion capture, en inglés). Mientras en el cine le ha dado vida a los seres fantásticos de El Señor de los Anillos, El Planeta de los Simios y Avatar, en la institución asiste al correcto tratamiento de enfermedades neuronales, musculares y esqueléticas.

Al paciente se le colocan 19 marcadores reflectantes desde la pelvis hasta el tobillo. La diferencia con la producción de una película o una publicidad es que se sujetan directamente a la piel sin la necesidad de un traje. Doce cámaras con luces LED infrarrojos captan su marcha sobre la pista a una velocidad de 100 cuadros por segundo –las convencionales graban a razón de 30 por segundo–. La radiación infrarroja emitida es reflejada por los marcadores y capturada por el lente de las cámaras del laboratorio. Las imágenes son procesadas por un programa matemático a nivel computacional para la reconstrucción de un modelo tridimensional de la persona en tiempo real.

El caso que Peña le mostró a Cromo era el de alguien que caminaba con las rodillas flexionadas hacia adelante. Este proceso, además del examen físico (en el que se evalúa los rangos de articulación, fuerza muscular y control motor selectivo, entre otros aspectos), puede durar hasta tres horas.

teletón captura de movimiento

El proceso técnico se completa con una serie de gráficas de los ángulos de cada uno de los segmentos examinados: pelvis, cadera, rodillas y tobillos, en tres planos: frontal, sagital y transverso. Los resultados se comparan con el patrón de movimientos que se registrarían si no se padeciera una patología.

"Antes no había ningún análisis instrumental para hacer este tipo de evaluaciones (...) Se dependía de los conocimientos clínicos del cirujano", dijo Peña.

La importancia de este equipamiento, según señaló el presidente de la institución, Amílcar Cagnoli, profesor agregado de Traumatología y Ortopedia Pediátrica, es que contribuye a elaborar el tratamiento más adecuado para el paciente (por ejemplo, si una férula u órtesis logra alinear la articulación del tobillo) y para planificar la intervención quirúrgica, acortando los tiempos en el quirófano y de recuperación.

El equipo del Laboratorio de Marcha solo atiende los viernes y, desde 2013, han pasado por su sala más de 70 pacientes.

Próxima fase

Peña entendió que el Laboratorio de Marcha ha tenido un "desarrollo a la uruguaya", con un presupuesto acotado, pero que ha servido para la capacitación de sus integrantes: él, dos licenciadas en fisioterapia y una fisiatra. "Ahora que hemos avanzado necesitamos dar un salto en cuanto a la tecnológico", afirmó el ingeniero.

La nueva infraestructura tendrá tres componentes: cámaras de alta definición, plataformas de fuerza para medir la potencia de cada articulación –este dato no se registra en la actualidad– y la capacidad de electromiografía, es decir, un estudio que verifica la salud de los músculos mediante la aplicación de electrodos.

Además, el equipo prevé sumar dos tecnologías de innovación regional: un equipo para medir el consumo de oxígeno, dado que la fatiga es una de las complicaciones frecuentes de las patologías motoras, y una plataforma de baropodometría para medir las presiones plantares. Esto, más la actualización del software, conseguirá que la representación 3D del paciente sea aún más real.

Para el renovado Laboratorio de Marcha que se quiere instalar en 2016 se precisan US$ 280.000. Parte de la inversión se está tramitando a través de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (Anii) y el resto se pretende conseguir a través de donaciones y un bingo solidario que se celebrará el 5 de diciembre.

Una vez instalado, estará abierto para todos los niños del país que necesiten esta técnica especializada. "Es un aporte para el país", afirmó Cagnoli.

Acerca del autor