¿Quién mató al león más amado de África?

Walter Palmer, responsable de la muerte de Cecil, aprendió a cazar a los 5 años

La policía de Zimbabue informó que está buscando a un ciudadano estadounidense acusado de matar a Cecil, el león que por más de una década fue la atracción central del principal parque de Zimbabue, Hwange.

Grupos ecologistas señalaron como responsable de la muerte de Cecil a Walter Palmer, un dentista oriundo de Minneapolis, quien pagó 50.000 dólares para matar al león. Este presumía en un reportaje publicado en 2009 en The New York Times de poder disparar a una carta a 91 metros de distancia, de no usar armas de fuego en sus cacerías y de haber aprendido a tirar a los cinco años de edad, según consignó el diario español El País. En 2008, la Justicia solo lo autorizó a usar el arco con fines deportivos luego de la matanza de un oso negro en una reserva.

palmer leopardo.JPG
Palmer tras la cacería de un leopardo<br>
Palmer tras la cacería de un leopardo

Palmer emitió un comunicado en el que aseguró que cazó ayudado de guías profesionales que le dijeron que contaba con todos los permisos. De ser hallado culpable de caza furtiva, se enfrenta a una sentencia de 15 años de prisión.

"Lamento profundamente que la práctica de una actividad que amo y que practico responsablemente y de forma legal haya acabado con la muerte de este león", añadió Palmer.

Es padre de dos hijos y se describe como "una persona activa amante de la fotografía y de la vida silvestre". Pertenece a la asociación de caza Trophy Hunt America, un grupo de cazadores estadounidenses creado en 1980 y en el que entre sus logros está la caza de osos polares, leopardos y antílopes.

cecil29n-8-web.jpg
Walter Palmer en una cacería anterior<br>
Walter Palmer en una cacería anterior

Cecil, de 13 años, fue herido con una flecha luego que lo atrajeran fuera de la zona de protección del parque con una carnada. Luego de 40 horas de búsqueda, Cecil fue encontrado por los cazadores. Una vez muerto, le quitaron la piel y le cortaron la cabeza como trofeos de caza. El animal llevaba un collar GPS que indicaba su posición, ya que era objeto de estudio por parte de la organización conservacionista Hwange Lion Research.

"No sabemos dónde está su cabeza", explicó Johnny Rodrigues, responsable del equipo de Conservación de Zimbabue. "La parte más triste de todo es que ahora que Cecil está muerto el siguiente león en la jerarquía, Jericó, muy probablemente matará a todos los cachorros de Cecil para introducir su linaje entre las hembras", añadió.

En el mismo parque capturaron y exportaron hace unos días a 23 elefantes bebés, que fueron enviados a China.

palmer rinoceronte
Palmer posa junto a un rinoceronte muerto<br>
Palmer posa junto a un rinoceronte muerto