Menos de US$ 1.000 por matar a Cecil

Es la fianza que pagó Theo Bronkhorst, el cazador profesional que acompañó a Walter Palmer tras el león insignia de África

Algo menos de 1.000 dólares de fianza, la retirada del pasaporte y la expulsión de la Asociación de Guías y Cazadores Profesionales de Zimbabue es el precio que Theo Bronkhorst, el cazador profesional que acompañó a Walter Palmer, ha tenido que pagar por ayudar a matar a Cecil, atracción central del principal parque Hwange.

El cazador, que recibió el pago de 50.000 dólares por guiar a Palmer hasta el león más grande y amado del país, se declaró inocente de "no supervisar, controlar y tomar medidas razonables para prevenir una caza ilegal", ya que el dentista de oriundo de Minneapolis le dio muerte en un terreno privado donde la caza está presuntamente permitida. Eso sí, Cecil fue herido con una flecha luego que lo atrajeran fuera de la zona de protección del parque con una carnada. Una vez muerto, le quitaron la piel y le cortaron la cabeza como trofeos de caza.

Bronkhorst deberá volver a comparecer el próximo 5 de agosto, informó el diario español El Mundo. En el caso de que sea declarado culpable de colaborar en un acto de caza furtiva, se enfrenta a una multa de 20.000 dólares y hasta 10 años de prisión. Palmer, por su parte, se enfrenta a una sentencia de hasta 21 años de prisión, aunque todavía no recibió ninguna citación por parte de las autoridades de Zimbabue.

"Lamento profundamente que la práctica de una actividad que amo y que practico responsablemente y de forma legal haya acabado con la muerte de este león", dijo Palmer en un comunicado.

Es padre de dos hijos y se describe como "una persona activa amante de la fotografía y de la vida silvestre". Pertenece a la asociación de caza Trophy Hunt America, un grupo de cazadores estadounidenses creado en 1980 y en el que entre sus logros está la caza de osos polares, leopardos y antílopes.

Cecil, de 13 años, fue llamado en honor a Sir Cecil John Rhodes, empresario, colonizador y político que fundó el país que a su muerte en 1902 llevaría su nombre: Rodesia, cuyo territorio está actualmente dividió entre Zambia y Zimbabue. El animal era el líder de una manada que consiguió liderar tras vencer a un macho más joven, Mpofu, con la ayuda de Jericó, el macho que ahora ha ocupado su lugar. Cecil llevaba un collar GPS que indicaba su posición, ya que era objeto de estudio por parte de la organización conservacionista Hwange Lion Research.

La muerte de Cecil ha provocado un intenso debate sobre la caza en el país africano. Zimbabue emite permisos que permiten a los cazadores extranjeros matar a animales como elefantes, búfalos y leones legalmente. Una cacería cuesta entre 8.000 y 50.000 dólares.

cecil29n-8-web.jpg
Walter Palmer en una cacería anterior<br>
Walter Palmer en una cacería anterior