Intrusos en el wifi

El acceso no autorizado a las redes inalámbricas es muy común; aprenda cómo ponerse a salvo con estas aplicaciones
Si comprobó que la velocidad de su conexión a internet sufre cortes repentinos o está más lenta de lo normal, la causa del inconveniente probablemente esté vinculada con la presencia de un intruso en su red wifi.

Para sacarlo del medio no sirve de nada confiarse en las contraseñas, ya que estas no constituyen una barrera de acceso infranqueable. Basta con una rápida búsqueda en Google con los términos hack wifi para entender la dimensión del asunto.

En su lugar es mejor optar por alguna herramienta que bloquee cualquier intromisión. Estas apps, como Fing y Pixel NetCut, entre otras, realizan una verificación de la red local para conocer cuáles son los dispositivos conectados. Si encuentran algún sospechoso, le quitarán el acceso.

Las mejores

Fing – Escáner de red es una de las aplicaciones más conocidas para obtener datos sobre conexiones a la red no autorizadas. Es muy simple de utilizar, su interfaz es intuitiva y hace muy cómoda la experiencia. Esta herramienta, disponible para iOS y Android, proporciona el nombre del equipo intruso, su dirección IP, su fabricante, modelo y mucho más. Gracias a un archivo histórico, el usuario puede conocer todos los dispositivos que se han conectado en el pasado. En el caso de que se encuentren aparatos extraños, el usuario puede limitar el acceso en el router para impedirles la entrada a su red wifi. Su uso es gratuito pero cuenta con un servicio premium para vigilar hasta 10 redes de manera remota.

Otra opción es Pixel NetCut, una app gratuita para Android que cumple con el mismo objetivo: bloquear el acceso a internet a los intrusos. A diferencia de Fing - Escáner de red, Pixel NetCut requiere permisos de superusuario o root. Luego funciona de manera similar: realiza un escaneado, encuentra las conexiones no autorizadas y da la posibilidad de deshabilitarlas.

Los usuarios del sistema operativo de Apple pueden recurrir a iNet – Network Scanner. Además del monitoreo de la red, esta app sirve para averiguar qué servicios está ejecutando un dispositivo en concreto.

En las tiendas de aplicaciones se encuentran otras herramientas como Network Scanner, Who is On My Wifi, ezNetScan o Escáner y Detector de WIFI, todas gratuitas y que ofrecen funciones similares. Desde una PC con Windows se puede descargar y utilizar Wireless Network Watcher.

Recomendaciones

Aparte de la pérdida de velocidad de internet, el robo del wifi conlleva problemas más graves relacionados con la intimidad y la seguridad. A través de la red el intruso podría cometer delitos tales como descargar fotografías de pornografía infantil o, incluso, manipular la computadora para, por ejemplo, activar la cámara y grabar a las personas.

La mayoría de las intromisiones se producen en equipos cuyas claves nunca fueron modificadas por el usuario. Por eso, lo recomendable es cambiar la contraseña de acceso al router y no fiarse de las clave que trae de fábrica. Hay que tener en claro lo siguiente: un sistema de seguridad robusto deja de serlo si la contraseña es trivial o fácilmente identificable. Se recomienda que la clave de acceso a la red wifi tenga al menos 12 caracteres con mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.

La segunda medida de seguridad consiste en tener una red con el mayor nivel de cifrado posible. A tener en cuenta: el protocolo WPA2 es el más seguro (algunos router venían configurados con un sistema conocido como WEP, que con el tiempo se tornó débil e inseguro).

Para conocer qué protocolo utiliza el router de su casa, lo primero que tiene que hacer es acceder a la configuración. Si no sabe cómo hacerlo, puede consultar el manual, buscar información sobre el modelo en internet, o llamar a su proveedor por asistencia.

Otra buena medida es hacer un escaneo frecuente de los dispositivos conectados para evitar cualquier acceso indeseado. También hay que apagar el router si va a ausentarse de su casa durante varios días.

No internet

Riesgos

Reducción del ancho de banda: Dependiendo del número de dispositivos intrusos y del uso que hagan de la red, pueden llegar a impedir la conexión de los equipos del hogar.

Robo de la información transmitida: Una configuración inadecuada de la red inalámbrica puede permitir a un atacante robar información.

Conexión directa con los dispositivos del usuario:
Un intruso con los conocimientos suficientes, ayudado por un problema de seguridad o una instalación sin los controles apropiados, podría acceder a los equipos conectados a la red.

Responsabilidad ante acciones ilícitas: La conexión a internet con un proveedor de servicios queda asociada al usuario. Cualquier acción realizada desde la dirección IP correspondiente lleva a la persona que contrata el servicio.


Velocidad

Uno de los síntomas para saber si le están robando internet es monitorear la velocidad de bajada en la navegación. Para comprobar el robo del wifi hay que mirar las luces de actividad del router con todos los dispositivos conectados apagados. Si las luces de actividad parpadean de forma rápida y continuada, significa que otro dispositivo está mandando información a la red con su wifi.