Descubren 'graffitis' de los astronautas del Apolo 11 en la cápsula

Hace 47 años esta semana, el hombre fue a la Luna, y tomó algunas notas en su camino
Mientras los astronautas del Apolo 11 se precipitaban hacia su lugar de reunión histórico con la Luna hace 47 años esta semana, mantuvieron un calendario dibujado a mano en la pared de su módulo de comando, tachando los días del viaje como si fueran navegantes de la antigüedad.

También garabateaban etiquetas en los compartimentos de "desechos malolientes" y "bolsas de orina del día de lanzamiento." Y después del amerizaje, el piloto del módulo de mando Michael Collins escribió en un panel, "Apollo 11... La mejor nave para cruzar la línea. Dios la bendiga."

Los escritos, junto con numerosos cálculos y anotaciones en el interior, se descubrieron a principios de este año y el año pasado durante una exhaustiva exploración en 3D del módulo en el Museo del Aire y del Espacio del Smithsonian.

El miércoles el museo dio a conocer los resultados de la exploración, que muestran el interior claustrofóbico del módulo que llevó a Collins y sus compañeros astronautas de la NASA, Neil Armstrong y Buzz Aldrin, a la Luna ida y vuelta en julio de 1969.

El 20 de julio Armstrong y Aldrin llegaron a la Luna en un módulo de aterrizaje que se había separado del módulo de mando, donde permaneció Collins. Armstrong se convirtió en la primera persona en pisar la Luna, seguido por Aldrin momentos después.

Los dos volvieron al módulo de comando en un vehículo que fue desechado después, y vinieron a la Tierra en el módulo de comando. La misión duró desde su lanzamiento el 16 de julio hasta su zambullida el 24 de julio.

El Smithsonian ha tenido el módulo de mando desde 1971, dijo Allan Needell, quien es curador en la división de la historia espacial del Museo del Aire y del Espacio y supervisa la recolección de programa Apolo.

La exploración muestra un interior repleto de interruptores, botones y diales, así como tres asientos de lado a lado.

Los escritos de la pared de los astronautas han sido conocidos por los historiadores, pero no han sido dispuestos para los estudiosos y el público, dijo el miércoles Needell.

Dijo que el calendario que mantenía Collins fue tal vez útil porque los astronautas, que carecían de amaneceres y atardeceres, querían hacer un seguimiento de los días en la Tierra. Las marcas dan un sentido de realidad al módulo.

Debido a su importancia, dijo, los expertos han tenido cuidado de no aventurarse a menudo en el interior del frágil módulo de comando. Pero la oportunidad para explorar el interior sería proporcionar a los investigadores un registro detallado de la vida a bordo.

En medio del drama de la misión, por ejemplo, "se volvió bastante apestoso ahí", dijo.

"Hubo varias funciones humanas que se llevaron a cabo" dijo. "Una vez que encerraron algunos residuos malolientes en algún armario, no quisieron molestarse en abrirlo de nuevo hasta que estuvieron en casa". En consecuencia, etiquetaron los armarios.

Needell dijo que el módulo de comando saldrá de conservación el próximo año para que pueda ser incluido en una futura galería en el museo. El Smithsonian dijo que la nueva exposición está programada para abrir en 2020 y se titula "Destino: la Luna".

Fuente: Michael E. Ruane, The Washington Post

Populares de la sección