Con Lumia no es suficiente

Nokia está llegando tarde una vez más a la tendencia en smartphones al no desarrollar aparatos con pantalla grande, como hacen Apple y Samsung
Mientras Nokia se abre paso nuevamente hacia el mercado de los teléfonos inteligentes gracias a los dispositivos Lumia, se arriesga a perderse la próxima gran tendencia cuando los consumidores se muevan hacia una categoría que la finlandesa rechazó: los aparatos con pantalla grande.

Cada vez más, los compradores de teléfonos inteligentes no dejan escapar la oportunidad que se presente para comprar aparatos con pantallas de 13 centímetros o más, que permiten buscar más fácilmente en la web o mirar videos, en tanto hay otros que prefieren las tabletas para usarlas junto con los dispositivos de bolsillo. Nokia no figura en ninguna de ambas categorías, donde impera el dominio de Apple y Samsung.

El fracaso de Nokia en insertarse en el mercado de pantallas grandes no es el primero. Es la tercera vez en esta década que a la empresa se le pasa por alto una tendencia: en 2004 fue lenta y tardó en adoptar los dispositivos con tapa; luego, unos años después, se perdió las pantallas táctiles. Esta vez, se juega el futuro de la empresa en los teléfonos inteligentes, ya que busca sostener la reactivación naciente que le ha traído Lumia.

“Esta es una tendencia que no nos podemos perder”, dijo Francisco Jerónimo, analista de la consultora de investigación IDC en Londres. “En la actualidad, la gente usa los teléfonos inteligentes de formas distintas: consumen medios transmitiendo al punto con redes móviles más veloces. La pantalla de 13 centímetros en un teléfono inteligente se siente adecuada en la mano”, agregó.

Jerónimo dijo que las ventas de dispositivos de bolsillo de 13 centímetros o más subieron a 29,7 millones de unidades el año pasado, de un 1,2 millones del año anterior.

Cuestión de tamaño


Lumia, el producto insignia de Nokia, tiene una pantalla de unos 11 centímetros y la del resto de sus dispositivos bolsilleros es más chica. Pese a que la empresa se centró en el diseño y el software de los teléfonos inteligentes, la competencia pudo crecer.

El año pasado, el Galaxy SIII (de unos 12 centímetros), de Samsung, que es la fabricante de smartphones más grande del mundo, se convirtió en el teléfono inteligente de mayores ventas globales. El Galaxy S4, que es una versión mejorada que se lanzó el mes pasado, tiene una pantalla de 13 cm.
En la actualidad, la gente usa los teléfonos inteligentes de formas distintas: consumen medios transmitiendo al punto con redes móviles más veloces. La pantalla de 13 centímetros en un teléfono inteligente se siente adecuada en la mano”, dijo Francisco Jerónimo, analista de la consultora de investigación IDC en Londres

El Samsung Note 2 tiene una pantalla de casi 14 centímetros. El Grand Nemo, de ZTE, tiene una de casi 14,50 centímetros y el Ascend Mate, de la china Huawei, se jacta de tener una pantalla de casi 15,50 centímetros. En febrero, Samsung presentó el Note 8.0, un dispositivo bolsillero de 20 centímetros que funciona como teléfono móvil. La industria suele referirse a estos aparatos llamándolos phablets, ya que desdibujan la línea que separa los teléfonos de las tabletas.

Apple, que prevaleció en el segmento de los 25 centímetros desde que lanzó la iPad hace ya tres años, respondió a la competencia de las phablets con el iPad mini de 20 centímetros, que salió a la venta en octubre. Apple también incrementó el tamaño de la pantalla del iPhone, aunque esta sigue siendo relativamente chica, con 10,1 centímetros.

Nokia, que fue pionera en el Mercado de los teléfonos móviles durante la década de los años 80, se aferró a sus dispositivos de barrita (no almejados) aun cuando los clientes se iban a los que tenían tapa que fabricaban Motorola, Samsung y Sony Ericsson. La participación en el mercado le cayó a una mínima quinquenal antes de poder recuperarse cuando la empresa lanzó nuevos teléfonos almejados e inteligentes.

Caen las acciones


Pese a que Nokia no hizo anuncios de que hubiera dispositivos más grandes, es casi seguro que la empresa prepara uno y que lo podría lanzar en el curso de pocos meses, dijo Jerónimo. James Etheridge, vocero de Nokia, declinó formular comentarios respecto de los planes que hubiera para teléfonos inteligentes con pantallas más grandes y tabletas y dijo que la empresa aún evalúa el interés de consumo que pudiera haber en ellos.

Las acciones de Nokia, que tiene su sede en Espoo, Finlandia, cayeron en un 0,6%, a 2,52 euros el 28 de marzo. El papel perdió cerca de un 90% desde que surgieron el iPhone y el Android de Google en 2007.

Durante el mismo período, Apple casi triplicó su valor y Samsung se multiplicó más del doble. Casi el 20% de las acciones de Nokia están tomadas en préstamo (en general, para ventas en corto), lo que supera en más de ocho veces el promedio del Euro Stoxx 50, según Markit, proveedor de información financiera de Londres.

Comentarios