Cómo nuestra conectividad está perjudicando a los animales

Compartir videos de monos podría impulsar el comercio de mascotas exóticas y perjudicando a los animales

Un video viral muestra un primate pequeño, suave, con los ojos abiertos recostado en una cama y con los brazos levantados en el aire disfrutando de, aparentemente, las cosquillas que le hace su dueño. Pero las apariencias pueden ser engañosas. El animal, un loris perezoso, está lejos de disfrutar de la situación.

"Es una posición de defensa, en realidad está aterrado, pero si usted no lo sabe, parece muy lindo", dijo a DW, Louise Musing, de la red de monitoreo de tráfico de comercio de animales salvajes. "Levanta la cabeza para poder alcanzar su glándula braquial y lamer el veneno para morder. Básicamente es una verdadera tortura".

El video en cuestión tiene más de 6 millones de visualizaciones en Youtube y está acompañado por otros videos "lindos" de loris perezoso, incluyendo uno de un loris de ojos saltones comiéndose un plátano, otro comiendo arroz pegajoso y otro girando coquetamente un pequeño paraguas de una bebida de cóctel. Entre todos ellos acumulan millones de visitas, lo que no es una buena noticia para este animal en peligro de extinción.

Dependiendo de la especie, los loris perezosos están protegidos en la Lista Roja de la UICN como vulnerables o en peligro de extinción y su venta transfronteriza ha sido prohibida desde 2007 bajo la Convención Internacional de Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el comercio continúa sin cesar, en parte, por su popularidad en la red.

Oso perezoso loris

"Desde 2009, es una bola de nieve y las personas ahora están acostumbradas a ver estas especies exóticas en las redes sociales", dice Musing, que apuntó que numerosos estudios mostraron que cuando los animales se presentan fuera de sus hábitats naturales o incluso al lado de un ser humano, las personas son más propensas a creer que no están en peligro de extinción y más los quieren como mascotas.

"Cambió completamente la percepción de los loris perezosos. Antes la gente no sabía lo que eran y esto los saca completamente fuera de contexto. Nadie entiende que son animales salvajes y las mascotas más inconvenientes que nunca pueden tener".

Loris perezosos frágiles

Los loris perezosos son particularmente sensibles a los factores de estrés y a veces se hace referencia a ellos como "flores cortadas" porque no sobreviven largo tiempo en cautiverio una vez se eliminan sus dientes para impedir una mordedura venenosa. Muchos mueren durante el transporte. Por ejemplo, el 80 por ciento del envío de 102 loris lento pigmeos confiscados en un aeropuerto taiwanés en 1993 murieron antes de llegar al zoológico de Saigón, según el estudio de la ecologista Anna Nekaris.

Normalmente, los que finalmente llegan a las casas tampoco duran demasiado tiempo, incluso los dueños de mascotas más bien intencionados no pueden cuidar de ellos adecuadamente, dicen los ecologistas. A menudo, sus jaulas son demasiado pequeñas o estos animales nocturnos están forzados a permanecer activos durante el día. También se alimentan del néctar y de la resina de los árboles, lo cuál no es fácil de encontrar a una tienda de mascotas.

"Están alimentados principalmente por bolitas y plátanos. Un poco de fruta están bien, pero en cantidades mínimas porque contiene mucho azúcar, dice Musing, que dirige un estudio sobre el comercio del loris perezoso en Japón, dónde es sumamente popular. "Muchos de los veterinarios con los que hablamos en Japón dijeron que se vuelven diabéticos y con serios problemas en el corazón".

Otros animales afectados

El mercado exótico de mascotas no se extiende solo a los loris perezosos. Aunque la estimación del valor del comercio de los animales salvajes mundial es difícil, se cree que está valorado entre 30 y 40 mil millones de dólares por año, excluyendo la pesca y la madera, y cerca del 22 por ciento de esto cumple la demanda de mascotas exóticas, dice Tom Moorhouse, un biólogo ecologista en la unidad de investigación de la conservación del estado salvaje (WildCRU) de la Universidad de Oxford.

Las aves, incluyendo los loros, son los animales comercializados más abundantemente según CITES, seguidos de los reptiles y mamíferos. Sin embargo, las especies de reptiles y mamíferos están más amenazadas en la naturaleza ya que es de donde se obtienen frecuentemente, aunque los ecologistas dicen que debido a la naturaleza ilegal del negocio, es difícil obtener datos exactos. La cría en cautiverio de estos animales está vista como una manera viable para cumplir con la demanda, pero raramente es una alternativa a la fuente de origen salvaje como lo requerido para "reforzar los programas de cría", según el estudio que observa el comercio mundial de mascotas exóticas.

Loros pájaros aves

La fuente de origen salvaje incluye daños colaterales. Para atrapar las aves en el estado salvaje, a veces los traficantes untan con resina pegajosa abundantemente los árboles dañando las plumas y extremidades. En otros casos, les cortan las alas a los pájaros para impedir que vuelen lejos. En el caso de los grandes simios, como los simios, los traficantes matan a los animales adultos.

"Si se adquieren antes que tengan seis meses de edad, es fácil domesticarlos", dice Noga Shanee, del Neotropical Primate Conservation (NPC) en Perú, que tiene un enorme comercio nacional de mascotas exóticas comercializadas abiertamente en los mercados gigantes. "Por ese motivo matan a la madre. Entonces los dan a los niños pequeños para que los cuiden durante unas pocas semanas hasta que entiendan que tienen que estar con humanos. Luego los llevan lejos de los niños, lo que también es malo para ellos".

Además de suponer una amenaza para la conservación de los animales, el comercio de mascotas exóticas también plantea un tema de bienestar general. Porque los animales son empaquetados juntos para su transporte en vida, los índices de mortalidad durante su tráfico son elevados. Cerca de cada diez monos mueren por cada uno que es comercializado vivo, dice Shanee. Otros mueren debido a cuidados inadecuados o son abandonados antes.

Selfies que matan

Además de incrementar la demanda de mascotas inusuales, las redes sociales también estimularon otro deseo humano: grabar o colgar encuentros personales y cercanos con la fauna.

"Los humanos quieren interactuar innatamente con los animales", dice Tom Moorhouse, un biólogo ecologista de la WildCRU. "Realmente, la gente quiere tener su selfie con el animal. La gente quiere tocar al animal, quiere interactuar con él".

En algunos casos, los resultados fueron trágicos. Recientemente unos bañistas en Buenos Aires pasaron cerca de un bebé delfín para tomarse algunas fotografías. El animal murió. En otro incidente, una mujer arrastró un cisne en apuros en el agua para una tomarse una fotografía rápida con el animal. En Florida, un hombre fue pillado con cámara tirando de la parte trasera de un tiburón en el mar para conseguir hacer algunos chasquidos.

Selfi delfín

Este mismo deseo puede satisfacerse en las atracciones de estado salvaje donde los visitantes pueden interactuar con tigres o elefantes o con otros animales salvajes en un entorno controlado. Pero no todas las atracciones son creadas de la misma manera.

Mientras algunas son "genuinas donde puedes ver gorilas en la naturaleza y obtener beneficios de conservación genuinos, o visitar santuarios con beneficios de bienestar animal, la amplia mayoría son bastante malas", dice Moorhouse.

La gente comprueba las atracciones sobre viajes en páginas web como TripAdvisor, que no recogen la cuestión del bienestar de los animales, y se termina con un "sistema autosostenible".

"Estamos hablando de centenares de miles de animales, el bienestar de los cuales está sufriendo como resultado de ser mantenidos en unas condiciones inapropiadas y siendo forzados a interactuar con los turistas. Millones de turistas están pagando por ello", dijo Moorhouse a DW.

Educar a las personas es un importante paso para aquellas personas demandantes que están indecisas y cambiar así de posición sobre el suministro de animales.

"Las personas deben cambiar su opinión y darse cuenta que es terrible. Podemos tener un impacto muy positivo si la gente es consciente de la manera correcta", dice Musing.


Fuente: Deutsche Welle