Cómo los docentes pueden aprovechar las redes sociales

Desde un video de Facebook Live para guardar una clase hasta un grupo de debate entre estudiantes: algunos de los muchos usos didácticos que permiten las plataformas
Nos guste o no, y a pesar de los escándalos en los que se han visto envueltas algunas redes sociales últimamente, en especial Facebook, lo cierto es que estos canales de comunicación han sido adoptados en masa por las personas de todas las edades. Se estima que unos 2.300 millones de personas utilizan redes sociales y plataformas de mensajería. Para Statista todavía hay mucho espacio para el crecimiento; para 2021 se superarán los 3.000 millones de usuarios, casi la mitad de la población mundial
Aunque no se permite que los menores de 13 años se registren como usuarios, es sabido que muchos niños y adolescentes debutan en esta plataforma a partir de los 8 años, e incluso antes.

Dadas sus funciones y particularidades, los docentes de los distintos niveles educativos pueden incorporar las redes sociales para impulsar el aprendizaje y el relacionamiento.

Al respecto, el licenciado en Ciencias de la Educación Francisco Anello explicó: "Los estilos de aprendizaje cambiaron muchísimo en los últimos años. Y esto sucede mucho fuera de la escuela. Por eso, el uso de las redes sociales es muy importante para potenciar lo que se ve en el aula, ya sea para generar trabajo colaborativo, hacer análisis crítico de las noticias y para investigar sobre distintos temas, entre otros".

Como punto interesante, Anello señaló que si bien los gamers y youtubers ponen el foco en el entretenimiento también evidencian un nuevo fenómeno educativo, porque se trata de personas que están transmitiendo conocimiento a otros de forma lúdica e informal, pero al mismo tiempo están dando clases. Esta misma mecánica puede utilizarse para contenidos académicos o curriculares.

Pero antes de eso hay un primer paso que es fundamental y consiste en explicar a los menores cómo se usan estos canales de comunicación de forma racional y responsable; es fundamental que entiendan la diferencia entre lo que es información pública y privada, para saber qué cosas publicar y cuáles mantener en el ámbito íntimo.

Además, siempre es importante capacitar a los más chicos sobre los peligros de la web, como el grooming y el ciberbullying. Mientras que el primero hace referencia al conjunto de acciones realizadas por un adulto para ganarse la confianza de un niño con la intención de abusar sexualmente de él, en el caso del bullying se generan situaciones de acoso o maltrato a través de plataformas digitales.

Superada esta instancia, llega el momento de analizar cómo Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat, por mencionar las más populares de las redes, tienen sus beneficios y desventajas al momento de ser utilizadas por los estudiantes y docentes.

Tips para los docentes

Conviene utilizar cuentas de redes sociales personales y profesionales separadas para poder poner un límite entre la escuela y la vida personal.

No publique en las redes sociales ningún comentario que no haría en clase.

No se relacione permanentemente con los estudiantes a través de las redes sociales, porque ellos podrían pensar que el docente está disponible las 24 horas, los 7 días de la semana, para atender dudas y consultas.

Antes de comenzar a utilizar estas herramientas en el aula, conviene crear una política de buen uso para que docentes y alumnos sigan reglas establecidas.

Plataformas de nicho

Las redes sociales han evolucionado hasta el punto de que hoy existen nichos específicos, como las plataformas para empresas. Dentro de este segmento, también existen propuestas especialmente diseñadas para el aula. Algunas de ellas son:

Edmodo. Creado por la fundación George Lucas, sirve para que los estudiantes se conecten y colaboren, compartan contenido y accedan a tareas, calificaciones y avisos escolares. Entre otros detalles, permite crear grupos, asignar tareas, programar cuestionarios y administrar el progreso.

Google for Education. El buscador más famoso del mundo ofrece esta solución para que las clases tenga su versión virtual. Así es como se pueden agregar estudiantes, crear tareas y revisar el trabajo de los alumnos.

Skype en el aula. Sirve para organizar excursiones virtuales y también para invitar a oradores a la clase. La herramienta también permite a docentes de todo el mundo intercambiar buenas prácticas y crear proyectos conjuntos para que sus alumnos trabajen.

TeacherTube. Esta herramienta hace que los profesores puedan encontrar videos y analizarlos para crear sus propias listas de reproducción de acuerdo con las lecciones.

Ideas prácticas

Grupo de Facebook

Objetivo: mejorar la comunicación e interacción entre alumnos

Más allá de que estas plataformas se usan básicamente para conectar con amigos y familiares, también son herramientas potentes para la comunicación con colegas y, en el caso de los docentes, por qué no, con sus alumnos. Y es que con el incremento en el uso de las redes sociales, los maestros se encuentran frente a un potencial útil escolar para promover el aprendizaje y la colaboración entre los estudiantes en el aula.

Así es como es posible apelar a ellas para mejorar las relaciones entre los alumnos, y permitir que los más introvertidos puedan expresarse de una manera más cómoda. Avanzar en este camino es sencillo: hay que crear un grupo de Facebook para la clase.

Facebook Live

Objetivo: back-up de las lecciones más difíciles

Facebook Live es una función cada vez más popular que puede ser extremadamente útil en el aula, ya que les permite a los maestros grabar videos que los estudiantes pueden ver a través de transmisión en vivo pero que luego también quedan disponibles online. Esta es una excelente manera de grabar y compartir videos de lecciones difíciles para que los alumnos puedan ver y aprender después de la escuela.

Foros de debate y comentarios

Objetivo: desarollar habilidades de ciudadanía digital

Al alentar a los estudiantes a interactuar en internet y participar de foros de debates, los docentes pueden ayudarlos a adquirir habilidades de ciudadanía digital, relacionadas, por ejemplo, con cómo distinguir entre noticias reales y falsas; también aprenden qué tipo de comentarios y con qué tono deben publicar en estas plataformas y cómo se moderan.

Encuestas

Objetivo: que los alumnos puedan dar su opinión

Al momento de debatir y opinar sobre algún tema es buena idea apelar a las encuestas disponibles en Facebook y Twitter, para que los alumnos den su opinión.

Facebook

Objetivo: agendar

Con la función "Publicar eventos", los maestros pueden dar a conocer las fechas de exámenes para que a ningún alumno se le pase por alto.

Instagram

Objetivo:
1) exhibir trabajos de arte y manualidades

Las plataformas más visuales, como Instagram, pueden resultar interesantes para difundir obras de arte de los alumnos y otros proyectos especiales.

2) registrar pasos en un experimento

A modo de videoclip para revivir una vez fuera del laboratorio, se puede documentar mediante imágenes y videos cómo un compuesto químico cambia lentamente de color y preserva el experimento en Instagram.

Hashtags

Objetivo: investigar temas relevantes y tendencias

Este recurso, que se hizo popular en Twitter pero que ahora se usa en todas las redes sociales, permite que los estudiantes investiguen sobre los principales temas de los cuales está hablando una comunidad, un país o el mundo entero.

Al respecto, un estudio realizado en la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, descubrió que los estudiantes que usaban Twitter como parte de la experiencia de clase se sentían más inmersos en el contenido del curso, y podían investigar con facilidad sobre las temáticas más relevantes gracias a los hashtags.

Todas las redes

Objetivo:
1) ampliar la información

Más allá de los conocimientos impartidos en las clases, las redes sociales son ideales para compartir material adicional sobre cualquier tema, por si quieren profundizar.

2) imaginar el contenido que publicaría un personaje histórico

Los alumnos podrían verse desafiados a elaborar qué tipo de contenido hubiese publicado un prócer, artista o cualquier figura histórica, si en su época hubiese existido internet.



Comentarios

Acerca del autor

Débora Slotnisky