Cinco mitos de la red en el hogar y consejos para protegerla

Trend Micro desenmascara los mitos de seguridad más comunes en la red doméstica

Mantener a salvo una red inalámbrica doméstica rara vez implica algo más que elegir una contraseña. Esto no debería ser una sorpresa: la creación de redes no es precisamente una tecnología simple. Una red doméstica puede conectar todo tipo de dispositivos (computadoras, tabletas, teléfonos móviles, videoconsolas o electrodomésticos, por nombrar solo unos pocos) para que puedan comunicarse entre sí mediante internet.

Un análisis realizado por Trend Micro el año pasado muestra básicamente que cualquier dispositivo conectado a internet, a la larga, se volverá vulnerable a un ataque.

Algunos mitos generalizados y conceptos erróneos sobre las redes domésticas proporcionan a los atacantes una ventaja.

Mito 1: ''Proteger mi red wifi con una contraseña la hace segura''

El simple hecho de tener una contraseña ofrece mucha menos protección de la que se pueda imaginar. Todos sus dispositivos conectados dependen en gran medida del router, pero rara vez alguien trata de proteger ese hardware tan importante. Demasiadas personas hacen uso de la contraseña predeterminada, la cual los hackers pueden adivinar con facilidad.

Según el responsable de Seguridad de Producto de Redes Domésticas de Trend Micro, Michael Palmer, es recomendable seguir los siguientes consejos para proteger una wifi:

  • Habilitar el cifrado WPA2 ("Wi-Fi Protected Access 2") para su red wifi
  • Establecer una contraseña segura para su red wifi
  • Cambiar las credenciales de administrador predeterminadas del router
  • Actualizar el firmware del router para corregir la vulnerabilidad de KRACK
  • Cambiar el nombre SSID (identificador del paquete de servicio) de la red por defecto

Mito 2: ''La navegación en modo incógnito protege mi privacidad''

Incluso Google Chrome advierte contra este malentendido tan común: ''Ir en modo incógnito no oculta la navegación de su empleado, su proveedor de servicios de internet o las webs que visita''. Entrar en modo incógnito únicamente evita que el navegador mantenga un registro de aquello que se hace en internet. Su computadora, su router y los sitios web que visita sí le hacen un seguimiento.

Mito 3: ''No tengo nada que valga la pena hackear"

"Mientras que las grandes compañías pueden perder millones a causa de los ciberataques y las brechas de seguridad, usted puede perder mucho más de lo que en realidad piensa. ¿Accede a su banco a través de internet? ¿Presenta sus impuestos online? Un delincuente puede causar mucho daño con tan solo conocer su estado civil, domicilio e historial de compras", advierten desde Trend Micro.

Mito 4: ''Los delincuentes nunca centrarían su objetivo en mis redes y dispositivos''

Los hackers pueden poner incluso una pequeña red doméstica para minar criptomonedas o para lanzar ataques de negación de servicio distribuido (DDoS). Una vez secuestrados, sus smartphones, cámaras IP, videoconsolas e incluso sus impresoras pueden terminar haciendo que desconocidos ganen dinero.

De acuerdo con un estudio reciente sobre la seguridad de la red doméstica, el minado de criptomonedas se clasificó como el incidente de red detectado más común en 2017. Como señala Palmer: ''Es posible que no le hayan robado sus datos, pero sus dispositivos podrían usarse como una herramienta para otras actividades'".

Mito 5: ''Ya tengo software de seguridad y no necesito nada más''.

"Sus dispositivos necesitan protección más allá de lo que ofrece el típico software de seguridad. Ponga atención en su router y en los dispositivos conectados a él", insisten desde Trend Micro. "Aplique nuevas actualizaciones de firmware con regularidad y, para mayor seguridad, puede considerar instalar otras soluciones específicas de Home Network Security".


Fuente: Expansión

Comentarios