Zoológico de Buenos Aires será sustituído por un ecoparque interactivo

En dos semanas comenzarán el traslado de los animales a reservas naturales
El gobierno de Buenos Aires anunció la revocación de la concesión privada del zoológico que desde hace 142 años funciona en el barrio Palermo. Según anunció el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el predio se destinará para la construcción de un ecoparque interactivo, por lo que los animales serán trasladados a reservas naturales y santuarios del país.

"No da para más tener animales en estas condiciones. Los animales tienen que vivir en su hábitat, no en medio de los edificios", sostuvo el jefe de gobierno, según informó el medio Crónica. Además dijo que este proyecto se enmarca en una tendencia mundial que apunta a suplantar los zoológicos por parques interactivos que promueven la educación ambiental sin que los animales estén en cautiverio.

Embed

En total el zoológico alberga un total de 1.500 animales de los cuales 11 se encuentran en situación critica por vejez y enfermedad. Dentro de las propuestas, también se prevé la construcción de una clínica para rehabilitación y liberación de animales heridos o recuperados del tráfico ilegal.

El gobierno bonaerense llamará a un concurso internacional de urbanistas y paisajistas el próximo 1 de agosto para recepcionar ideas para la construcción del ecoparque, dijo Rodríguez Larreta. Asimismo, sostuvo que se generarán mecanismos de participación para involucrar a los vecinos en el proceso de transformación del predio.

El ministro de Modernización de la ciudad, Andy Freire, explicó que el objetivo es "repensar este lugar, que corresponde a una visión del siglo XIX, para transformarlo en un espacio del siglo XXI".

El zoológico de Buenos Aires se fundó en 1874 en una zona de bañados alejados al centro de la ciudad. Para su construcción se diseñaron 52 edificios, inspirados en los grandes zoológicos europeos, según informó El País de Madrid. Estos edificios son monumentos históricos por lo que no es posible venderlos ni destruirlos.

En los últimos años, se presentaron varias denuncias judiciales por el mal estado de los animales sin embargo pocas prosperaron. La caída de ingresos convirtió al paseo en un negocio poco rentable y la empresa concesionaria dejó de pagar el canon desde hace 6 meses. Todo esto terminó por precipitar la resolución de cerrar el lugar.

Fuente: AFP y El Observador