Yoga, imagen e innovación

La Lenovo Yoga Tablet 2 Pro parece más una ultrabook que una tableta
Es un golpe de efecto de peso. Luego veremos cuánto se usa, para qué, dónde y cómo, pero el pequeño proyector integrado en la Lenovo Yoga Tablet2 Pro seduce desde que se abre la caja. Lo primero que llama a hacer es probarlo y pronto queda claro que es una herramienta útil, sobre todo para realizar presentaciones de trabajo, ya que todo lo que se hace en la tableta queda reflejado en la pared. Todo, claro está, por el precio de una sola tableta.

El nuevo modelo de la marca es un portento de tamaño y calidad de imagen, aunque en el debe le quedan algunas funciones que podrían haber sido más afinadas. Nada es perfecto y menos una tableta que en Uruguay se vende a US$ 899.

Con su pantalla de 13,3 pulgadas esta tableta se asemeja más a una ultrabook (esas notebooks ultrafinas que se han popularizado en los últimos tiempos) que al concepto que tenemos de tableta liviana y portable. Si su objetivo es tener una de estas, la Yoga Tablet 2 Pro no es la mejor opción. Si en cambio busca un dispositivo con una pantalla grande, en la que todo se ve con una claridad prístina y colores acertados y en la que, además, se pueden hacer muchas de las labores que se realizan en una computadora, esta puede ser una buena opción. Si a lo anterior le suma el agregado del nuevo "chiche", un pequeño proyector ubicado en uno de los extremos de la espina dorsal que sostiene a esta tableta, puede ser un negocio redondo.

La Yoga Tablet2 Pro parece una tableta y se publicita como tal, pero en los hechos pesa mucho más que uno de estos dispositivos (poco más de un kilo) y, en vez de ser totalmente plana como un iPad, en este caso incorpora un cilindro que cumple varias funciones; es el soporte que permite ubicar a la tableta en diferentes posiciones e incluso colgarla (por medio de un pequeño agujero en el metal) para usarla más cómodamente como proyector.

Como no es una tableta "normal", la experiencia con la nueva Lenovo tampoco es tradicional. Es casi imposible sostenerla con una mano más allá de algunos segundos; en el otro extremo, la experiencia de ver un video o película en esa pantalla es siempre un disfrute, aunque casi siempre se necesitará una superficie diferente a las propias piernas para sostenerla (pista: un almohadón en la cama funciona a la perfección).

Cine en casa

El proyector es multiuso pero para ser realista conviene advertir que no es el mejor mecanismo para ver una película en HD. La mejor performance se consigue si se ubica la tableta a unos dos metros de la superficie en la que se pretende proyectar. De esta manera se aprovecha bien la resolución que ofrece esta tableta, de 854x480, así como los 30-35 lúmenes de potencia. Si la distancia es mayor, la imagen tiende a nublarse.

Otra de las ventajas de esta tableta es su sonido, potenciado por un subwoofer que pocas veces se encuentra en dispositivos similares, salvo tal vez el nuevo iPad Pro, cuyo rango de precio difiere mucho del que ofrece Lenovo.

La experiencia

En materia de funcionamiento general, la Yoga Pro2 funciona con Android 4.4 (no es la última versión del sistema operativo de Google), tiene 32 GB de memoria pero puede expandirse hasta 64 GB a través de una tarjeta de memoria que no viene incluida. Para realizar la mayoría de las actividades que se hacen en una tableta, la capacidad de procesamiento que le confiere su procesador Intel es más que suficiente. Con programas más complejos o juegos con gráficos pesados, la historia puede ser otra.

A nivel del teclado, aunque esta tableta no viene con uno físico, el virtual es cómodo y amplio y permite tipear sin grandes tropezones. La experiencia, en rapidez y precisión, sin embargo, nunca puede compararse con teclear en una superficie constante y sonante.

Características

  • 32 GB de memoria ampliable a 64 GB con memoria extraíble Micro SD
  • Batería de 9.600 mAh con una autonomía de unas 12 horas que pueden llegar a 15
  • Cámara posterior con un sensor de 8 megapíxeles, autoenfoque y objetivo con apertura f/2.2
  • Cámara frontal con webcam de 1,6 megapíxeles y foco fijo
  • Pantalla de 13,3 pulgadas con una resolución QHD de 2.560x1.440 píxeles
  • Procesador Intel Atom Z3745 a 1,86 GHz con 2 GB de RAM

Populares de la sección

Acerca del autor