Ya puede jugar a Space Invaders con el joystick más grande del mundo

El mítico control de Atari con el que Uruguay batió el récord Guinness es el principal atractivo de la feria Tecnológica, en el LATU

Enrique González, organizador del evento más importante de tecnología del país (realizado en el LATU), también es la cabeza detrás del proyecto nacional más "raro", según él mismo lo definió. Un control para videojuegos, o más bien una representación gigantesca del histórico joystick CX40 de Atari.

Junto con Fernando Fernández y Gerardo Vázquez se propusieron que fuera 32 veces más grande que el original y lo que resultó es un monumento de tres metros y medio de altura que próximamente formará parte del libro Guinness de los récords. La pieza dejó boquiabierta a toda una comunidad nostálgica —y no tan nostálgica también—.

IMG_0518.JPG
El joystick de 3,5 metros
El joystick de 3,5 metros

Hasta el 19 de mayo esta creación, que nuevamente pone a Uruguay en la escena mundial, puede ser apreciada en el marco de la feria Tecnológica 2017, donde tuvo lugar su lanzamiento oficial. Hasta ahora el único antecedente es un dispositivo de un metro y medio, que salió perdiendo ante esta nueva masividad.

Sobre los orígenes de su descabellada idea González contó a Cromo: "Queríamos pensar en algo que realmente llamara la atención. El joystick fue de las primeras cosas que se nos ocurrió para decir 'bueno, esto es algo bien raro, que se sale de lo común'. Y ahí empezamos a jugar con esta locura". Además de la rareza, buscaban que fuera algo que se pudiera usar para el entretenimiento de la gente.

La idea es que dos personas puedan jugar con este control en una pantalla gigante de 70 pulgadas a Space Invaders, el legendario videojuego arcade lanzado en 1978. Funciona tal como lo hace uno de tamaño estándar: mediante una palanca de mando de casi 60 centímetros de ancho el gamer se mueve a la derecha o izquierda y dispara contra extraterrestres invasores que se acercan a la tierra, cada vez más rápido, contribuyendo a la adrenalina de todo el asunto.

"Ahora tenemos a alguien que está jugando", dijo González e indicó al joystick, rodeado de un grupo de escolares esperando su turno para subirse a la escalera y destruir a los enemigos. "Del otro lado tiene que haber otra persona apretando el botón, o sea que se precisan dos personas".

La función de la rampa verde, con barandas, es garantizar la seguridad. Además, el juego solo está apto para personas que midan más de un metro y medio.

Respecto los planes a futuro, el creador explicó que el objetivo es que esté disponible en algún lado, aunque todavía no se sabe dónde. "Con la locura de la instalación del joystick acá en Tecnológica, no tuvimos tiempo de sentarnos a conversar sobre qué es lo que vamos a hacer a partir de ahora. Pero la idea es que sea abierto al público, claro", aseguró.

La locura a la que se refiere implicó un traslado del control, que pesa alrededor de 500 kilos según estimaciones, del garaje en el cual se construyó. La plataforma del joystick se separa en cuatro partes, mientras que la parte de arriba es una sola. Luego de desensamblados para el transporte, se vuelven a juntar, y el joystick se coloca al final.


Populares de la sección

Acerca del autor