¿Y las 'apps' que nadie descarga?

Conseguir la atención del usuario se hace cada vez más difícil
Publicado por Expansión

El App Store de Apple ha creado toda una nueva economía desde su lanzamiento en 2008. Los propietarios de iPhone y iPad gastaron 20.000 millones de dólares en apps en 2015. Pero, como ocurre con la economía real, las tiendas de aplicaciones de Apple y Google sufren un creciente problema de desigualdad.

Mientras que los ricos -como la red social Facebook y King Digital Entertainment, desarrollador del videojuego Candy Crush- se enriquecen más, otros desarrolladores sufren cada vez más dificultades para dar a conocer sus productos. Sólo en App Store, hay más de un millón y medio de aplicaciones.

El 91% del valor en cinco 'apps'

Un estudio de la consultora de tecnología y medios Active confirma que los usuarios pasan más de tres cuartas partes de su tiempo en sólo cinco de estas apps. "La adopción y monetización de aplicaciones está muy sesgada hacia las más importantes", explicaba recientemente en un blog Alex Austin, consejero delegado de Branch Metrics, un proveedor de tecnología para aplicaciones móviles. Austin añadía que el "99% del valor está concentrado en el 0,1%" de las aplicaciones".

Los usuarios pasan más de tres cuartas partes del tiempo en sólo cinco aplicaciones móviles

Al mismo tiempo, nunca ha sido tan importante para las compañías tener presencia móvil. Según la firma de análisis ComScore, el uso de aplicaciones móviles superó el tiempo dedicado a los ordenadores de sobremesa en EEUU el año pasado, y los jóvenes de 18 a 34 años consumen el 61% de los medios digitales a través del smartphone. Flurry, un servicio de análisis móvil propiedad de Yahoo!, descubrió que el tiempo dedicado a dispositivos móviles aumentó a más del doble en 2015.

El dominio de los teléfonos inteligentes supone un reto para los desarrolladores que esperan que sus apps se convierta en el próximo éxito. Esto ha llevado a algunas compañías a experimentar con distintos tipos de productos móviles, incluidos algunos que no requieren la instalación de apps en los dispositivos. Desde asistentes virtuales integrados en servicios de mensajes a aplicaciones que pueden reproducirse al instante (como lo haría una película online). Están emergiendo tecnologías que ofrecen distintas formas de evitar la descarga de programas.

Aplicaciones invisibles

Ryan Hoover, el fundador de la página web de recomendaciones sobre tecnología Product Hunt, acuñó el término aplicaciones invisibles para describir a compañías que utilizan servicios de mensajes instantáneos como Slack para los negocios, o simples mensajes de texto como la vía principal de llegar a sus usuarios.

Ejemplos de aplicaciones invisibles son la ucraniana PocketTour, una agencia de viajes a la que se accede a través de la app de mensajes Viber, o la compañía de San Francisco Digit, que ayuda a los usuarios a gestionar sus finanzas mediante SMS.

El uso de aplicaciones de mensajes para algo más que hablar es algo habitual en Asia gracias a nombres como WeChat y Line, que se usan desde hace tiempo para enviar dinero o pedir un taxi.

Silicon Valley se abre a los desarrolladores

En Silicon Valley, Facebook ha sido hasta la fecha la firma más activa a la hora de fomentar este comportamiento fuera de Asia. En 2015, abrió su app Messenger a otros desarrolladores. Éstos pueden crear elementos adicionales como teclados de emoticonos para incluir símbolos gráficos como caras sonrientes en los mensajes. Y las empresas se pueden comunicar de forma individualizada con los más de 800 millones de usuarios regulares de Facebook Messenger. También se ha seleccionado a algunos minoristas para hacer un seguimiento de repartos u ofrecer asistencia a clientes.

Google, WhatsApp o Facebook se están abriendo a los desarrolladores para mejorar su oferta

Durante la conferencia Digital-Life-Design celebrada en Múnich en enero, WhatsApp Messenger, propiedad de Facebook, anunció que también permitiría a las compañías comunicarse con usuarios a través de la app. No obstante, es poco probable que el servicio sea gratuito para las empresas. WhatsApp espera generar ingresos que compensen la supresión de la cuota anual de un dólar que anunció al mismo tiempo.

En noviembre, Google lanzó un proyecto piloto de app en streaming -que permite a los usuarios acceder a aplicaciones sin descargarlas- en una apuesta para aunar lo mejor de la red tradicional y las aplicaciones móviles.

Y Google Now, la agenda automatizada del grupo, puede extraer información de otras aplicaciones como el servicio de reserva de restaurantes OpenTable y la compañía para compartir coche Zipcar. Los usuarios ven información de estos proveedores sin tener que abrir estas apps.

Para los desarrolladores, las aplicaciones móviles siguen siendo esenciales. Pero técnicas como las notificaciones emergentes les abren la puerta a trabajar con grupos como Facebook, WhatsApp y otros gigantes de las tiendas de aplicaciones, en lugar de competir contra ellos por la atención de los consumidores.


Populares de la sección