Y en este rincón del ring... el Galaxy SIII

El más avanzado celular Android de Samsung es un aparato poderoso, repleto de guiñadas ingeniosas. Nació para robarle el cetro al iPhone y en muchos aspectos lo logra


La guerra Apple-Samsung se extiende mucho más allá de las cortes internacionales en las que han estado peleando por quién tuvo la idea de qué y quién copió la de quién. Esto se ha convertido en una batalla por el honor. En ese contexto nació el último smartphone de la línea Galaxy: para darle guerra al iPhone. Y lo ha logrado, aunque cada batalla dependa del usuario, de sus antecedentes (¿usaba iOS o Android?) y lealtades.

El Galaxy SIII (o el SIII, para abreviar) es un delgado y liviano smartphone que apenas se experimenta, encanta. Fascina por su brillante pantalla impecable de colores y perfecta definición, por su facilidad de uso y por los mil y un trucos que dan ganas de probar todos juntos, pero que en el día a día quedan reducidos a menos de una decena que se usan con asiduidad. Es muy delgado (menos de un centímetro) y muy liviano (135 gramos), que se cargan agradecidos en el bolsillo del caballero y la cartera de la dama.

Entre las críticas que se le han hecho al SIII –que no comparto– está el hecho de que su carcasa sea de plástico. Quienes resienten esta elección, consideran que lo hace demasiado liviano y que le da una apariencia “barata” (aunque lejos está de serlo, ya que cuesta US$?950).

Pero son muchas más sus ventajas que sus desventajas. Una de ellas es su batería, que en condiciones normales dura hasta 12 horas y con uso superintensivo (video, internet, Wi-Fi) más de 5 horas, pero que además se puede retirar y cambiar por otra recién cargada, algo que su archienemigo Apple no permite hacer. Otro extra que lo pone en ventaja frente al iPhone es que permite agregarle una tarjeta de memoria SD para contar con mayor almacenamiento, una opción nada despreciable en estos tiempos en los que el celular se ha convertido en el disco duro favorito para almacenar recuerdos familiares en forma de fotos y videos, y cada vez más en el receptor de documentos que antes estaban reservados para la computadora.

La pantalla, su resolución y nitidez es un tema aparte que deja boquiabierto al usuario. El iPhone 5 incluye el display de retina, impecable también, pero el SIII se ve aun más definido y brillante, lo que incentiva a ver más multimedia e incluso a leer con mayor comodidad.

En el área táctil, sin embargo, el SIII no responde con la misma celeridad que se logra en un iPhone.

A la hora de escribir en el teclado virtual, sin embargo, el usuario agradecerá los milímetros extra de pantalla que hacen que sea un poco más sencillo tipear (sobre todo aquellos con dedos grandes), así como también el sistema de predicción de palabras, que en general es bastante acertado y evita muchas veces que haya que escribir buena parte de la palabra.

Ahora, lo no tan bueno. El sistema de voz que incluye este celular no es el del sistema Android que corre, sino uno particular de Samsung llamado S-Voice. En teoría permitiría hacer lo mismo que el Siri, que se puede usar desde el iPhone 4S en adelante: darle órdenes como un demente hablándole a un objeto inanimado. El uso comparado de ambos sistemas demuestra que el S-Voice no es tan perceptivo: no entiende tan bien los comandos más tradicionales (“¿Cómo está el clima en Montevideo?”), y tampoco tiene tantas funcionalidades.

En síntesis, el Samsung Galaxy SIII es un gran smartphone, “el” celular para quienes ya están acostumbrados y disfrutan del ecosistema Android, si se supera la barrera de un precio alto, aunque hay planes con contrato en todas las proveedoras de celulares que lo hacen más accesible (ver recuadro).

Es liviano y con buen tamaño, superveloz gracias a un procesador potente y repleto de funcionalidades atractivas. Para los que ya se la jugaron por otras plataformas, incluyendo los fanáticos del iPhone, es el smartphone a probar para intentar el cambio. Aunque quizá lo más inteligente sea esperar a ver el Galaxy SIV antes de tomar cualquier decisión.

 


Samsung Galaxy SIII


 

Antel


$ 1.199 cada una de las 12 cuotas (con Super Plan Joven de $470 mensuales, a dos años)

$ 1.219  cada una de las 12 cuotas (con Super Plan de $520 mensuales, a dos años)

$ 1.139  cada una de las 12 cuotas (con Super Plan de $750 mensuales, a tres años)

Más datos sobre las condiciones de cada contrato aquí.

Claro


$ 9.000 (IVA incluído), con plan de $800 mensuales (el plan control limitado incluye 175 minutos para hablar con celulares de otras comlpañías, y 5GB de internet mensuales. Llamadas ilimitadas a todos los teléfonos Claro durante un año y luego se puede mantener pagando 100 pesos más por mes)

Movistar


Contrato libre

$ 11.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de 1.090 (contrato a dos años de $890 mensuales)

$ 9.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de $995 (contrato a dos años de $1.195 por mes)

$ 7.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de $730 (contrato a dos años de $730 por mes)

Más datos sobre las condiciones de cada contrato aquí.

Contrato controlado

$ 13.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de 1.280 (contrato a dos años de $890 mensuales)

$ 11.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de $1.090 (contrato a dos años de $1.195 por mes)

$ 9.990 (IVA inc.) o en 12 cuotas de $915 (contrato a dos años de $1.495 por mes)



 

 


Fantástico


 

Smart Stay. La cámara frontal detecta los ojos del usuario: cuando mira la pantalla, la hace más brillante y, cuando no, baja la intensidad para ahorrar batería.

Mute instantáneo. Para silenciarlo mientras se escucha música, tapar la pantalla con la palma de la mano. Para que no suene el timbre, se coloca con la pantalla hacia abajo.

Buddy shot. Con un sistema similar al de etiquetas de Facebook, reconoce las caras luego que el usuario les da nombre. Luego envía la imagen al mail del amigo.

Llamada directa. Para pasar de escribir un mensaje a hacer una llamada, llevar el celular al oído y este la realiza de forma automática.

Capturar pantalla. Obtener una captura es una pasada. Literalmente. Pasar el canto de la palma de la mano de forma vertical y pronto.

 

Puro verso


 

Acceso a la cámara. Se puede abrir con el celular bloqueado, tocando la pantalla mientras se mueve el celular de vertical a horizontal. Es más complicado de lo que suena.

Notificaciones. Todos los smartphones atosigan con alertas y mensajes, pero el SIII avisa todo el tiempo, a veces con sonidos molestos nada sencillos de desactivar.

Touch. Con una impresionante pantalla de 4,8 pulgadas, la experiencia touch podría ser mejor. A veces se vuelve lenta y no responde inmediatamente.

Tutorial-manía. Casi cualquier acción que se inicia en el SIII abre un cuadro de diálogo en el que el sistema sugiere formas de uso. Es pesado.

S-Beam. Permite compartir archivos de un SIII a otro, enfrentando sus partes posteriores. Resulta ingenioso para jugar y no mucho más.

Zoom. Se puede hacer zoom out o in acercando o alejando el teléfono. Lo mismo que agrandar o achicar con dos dedos. Es poco novedoso.


Acerca del autor

Comentarios