WisorZ, el cargador independiente

Dos ingenieros uruguayos desarrollaron un sistema por inducción magnética que quiere liberar a los usuarios de la tarea de cargar sus dispositivos móviles de forma fija en un lugar
Los ingenieros Mercedes Mato y Martín Ardao coincidían desde su época de estudiantes en que los métodos disponibles de carga de dispositivos móviles no acompasan los últimos desarrollos tecnológicos y, por ende, las personas que utilizan su smartphone o tableta por trabajo durante muchas horas, no reciben grandes beneficios. Así nació WisorZ, un cargador para no depender de cables a la pared o puertos USB.

Cómo funciona

El principal componente de los cargadores WisorZ es un transformador que en uno de sus lados tiene una bobina por la que pasa la corriente y que genera un campo magnético. Sobre la tapa de los teléfonos se debe pegar un adhesivo que cuenta con otra bobina. Cuando las dos entran en contacto, el campo magnético de la primera hace que se le induzca corriente a la segunda, lo que hace que se cargue el dispositivo. "Este proceso se llama inducción magnética y es algo que hace más de un siglo se pensó", relató Mato.

En varios lugares del mundo se venden muebles que vienen con estos cargadores incorporados en su estructura pero lo frecuente es depender de una "base cargadora" que debe estar enchufada a la pared.

"Decidimos orientar nuestro proyecto a los teléfonos porque eran más simples de adaptar, pero la inducción magnética no tiene límites y se puede extrapolar a otros rubros", contó Mato.

WisorZ funciona con todos los celulares que sean Qi compatible, es decir, un estándar desarrollado por el Wireless Power Consortium para sistemas de carga inalámbrica. Solo hay que colocarlos sobre un cargador para que comience a cargar la batería.

A los móviles de Samsung S3 al S5 se le puede incorporar el adhesivo a la batería que hace posible la transferencia de energía del cargador al teléfono. Los últimos modelos de la línea, los S6 y S7, ya vienen adaptados a esta tecnología. Los iPhone, en cambio, deben ser adaptarlos debido a que no se pueden abrir. A estos hay que colocarles el adhesivo por fuera y conectarlo al puerto de alimentación.
Esta tecnología puede ser aplicada a dispositivos médicos, como marcapasos o aparatos que consuman mucha energía. En la industria automotriz, por ejemplo, la tendencia es sumarlo a los vehículos eléctricos; mientras que la industria agropecuaria la utiliza en sus máquinas. "No sabemos hasta dónde llegará la inducción magnética", apuntó Mato.

WisorZ se orienta, por ejemplo, a usuarios particulares, cafés y restaurantes, oficinas y hoteles.
Mato y Ardao presentaron la idea de WisorZ a la Fundación Ricaldoni que en 2013 hizo un llamado para el financiamiento de un prototipo con potencial innovador. El cargador inalámbrico fue aceptado por la institución y recibieron el premio: un tutor técnico que los ayudaría con el desarrollo más los fondos.

Para su fabricación, los ingenieros se contactaron con un proveedor chino que les habló de una tecnología similar y les propuso una asociación. "Incorporamos parte de los módulos que se utilizaban en las placas de los cargadores que ya se desarrollaban allá. Hoy WisorZ es un híbrido entre nuestro diseño original y la tecnología china", indicó Mato.

wisorz

Cambios

Actualmente el proyecto WisorZ se encuentra en stand by se está a la espera de una nueva tecnología que mejorará la transferencia de energía entre los cargadores y los dispositivos. Con WisorZ, los equipos se deben mantener apoyados sobre la base porque no se puede transmitir la corriente a los teléfonos de otro modo.

Esto se debe a que la frecuencia entre el transmisor de energía y el receptor no es la misma. Con la nueva tecnología, los campos resonantes de la batería y del teléfono tendrán una frecuencia similar, lo que mejorará el rendimiento y la transferencia de energía será mayor. De esta forma, el emisor y el receptor podrán separarse hasta siete centímetros.

Interrogante

La gran pregunta sobre la carga inalámbrica trasciende a WisorZ y es la siguiente: ¿la tecnología compensa a los usuarios? El sistema debe demostrar si, en definitiva, es tan cómodo como promete y si logra obviar que su velocidad es, por ahora, un poco más lenta que las últimas tecnologías de carga rápida.

Populares de la sección

Acerca del autor

Maximiliano Latorre