WhatsApp compartirá todos los números de teléfono con Facebook

La nueva política de privacidad de la app contempla compartir con su matriz datos de sus 1.000 millones de usuarios

Dicen que cuando un producto es gratis, es que el producto eres tú. Esta máxima se cumple en muchos de los servicios digitales que utilizamos a diario, incluyendo la red social Facebook o la app de mensajería instantánea WhatsApp. La polémica surge cuando ésta decide cambiar su política de privacidad, que contempla la compartición de datos de sus más de 1.000 millones de usuarios en el mundo con la red social, así como con las demás empresas propiedad de Facebook.

WhatsApp dio un mes de plazo a los usuarios para aceptar sus nuevas condiciones, pero pone a su disposición la posibilidad de negarse a que sus datos sean empleados para recibir publicidad mejor segmentada en Facebook y "mejores experiencias de producto".

¿Es posible negarse?

Para rechazarlo, los usuarios tenían que marcar una casilla específica antes de aceptar los nuevos términos de privacidad. También pueden cambiar su configuración de privacidad desde la pestaña de 'Ajustes'.

En cualquier caso, a lo que no se pueden negar es a que Facebook y WhatsApp compartan información de sus usuarios entre sí, con "otros propósitos", como por ejemplo "ayudar a mejorar los sistemas de infraestructura y entrega; entender cómo se usan nuestros servicios; proteger los sistemas; y combatir las actividades infractoras, el abuso o los mensajes no solicitados".

De no aceptar los términos, WhatsApp amenaza con "discontinuar" el servicio.

¿Qué información recoge?

Entre la información personal que WhatsApp recoge y comparte con su matriz, destaca el número de teléfono de los usuarios -lo que no significa que sea visible para los contactos de los usuarios en la red social-, la ubicación, los contactos, la frecuencia de las conversaciones, así como datos sobre cómo manejan los usuarios la aplicación -por ejemplo, si envían muchas fotos y vídeos, o si participan en muchos grupos-.

Los organismos de protección de datos de países como España, Reino Unido e incluso EEUU están investigando la legalidad de esta medida. Un portavoz de lapuntocom en Alemania -donde la agencia de Hamburgo ha emitido una orden administrativa que le obliga a dar marcha atrás- ha indicado que "colaborará" con las autoridades.


Fuente: Expansión