Watson contra el cáncer

La apuesta de inteligencia artificial de IBM tiene una meta ambiciosa: curar las enfermedades
Ganó el juego de televisión Jeopardy! Publicó un libro de cocina. Y en el futuro, tal vez hasta cure el cáncer. Así de ambiciosos son los planes de IBM para su supercomputadora llamada Watson.

Watson es un sistema de computación cognitiva capaz de dar respuestas en lenguaje natural. Es decir que aprende y habla de forma tal que cualquier humano lo puede entender. La diferencia con otros sistemas informáticos (propios de la etapa programativa que ha dominado la computación desde 1950) es que procesa grandes cantidades de información en base a algoritmos probabilísticos y no por determinaciones.

"Calcula cuál es la respuesta que es más probable que sea cierta", dijo a Cromo el gerente de software de IBM Uruguay, Ángel Bertolotti.

¿Un ejemplo? Un sistema informático tradicional asume que el día de mañana tendrá, sí o sí, 24 horas; Watson parte del supuesto que, si bien es la opción con más chances, puede ocurrir algún fenómeno que cambie la velocidad de la rotación de la Tierra o incluso puede sopesar que no exista un mañana.

El consultor

IBM ya entrenó a Watson en oncología. El Centro del Cáncer Memorial Sloan Kettering de Nueva York (EEUU) lo está probando para el diagnóstico y tratamiento de cáncer de pulmón, colorrectal y de mama. El Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas (EEUU) lo usa para asesorarse sobre la leucemia.

Watson ayuda a los especialistas a decidir un plan de tratamiento después de introducir las historias médicas del paciente y de cotejar la información con conocimientos adquiridos de miles de revistas médicas, libros de texto y pautas de tratamiento, algo imposible hasta para el célebre Gregory House.

En concreto, Watson analizó más de 600.000 pruebas médicas, más de 2 millones de páginas de texto en la materia, recogió la información de 25.000 casos prácticos y ha asistido a más de 14.700 horas en clínica para capacitarse en la materia. Según datos de IBM, Watson es capaz de analizar 70.000 artículos en un día, una tarea que al médico le llevaría 38 años.

Watson también es capaz de incorporar información no estructurada como tuits o artículos periodísticos y puede absorber gran parte de los 2.500 millones de gigabytes de información que se generan a diario.

Bertolotti explicó que, durante el proceso de aprendizaje de Watson, un técnico le hace aproximadamente 2.000 preguntas y lo calibra según las respuestas. "Así aprende cuál de sus hipótesis es buena", apuntó. Luego es capaz de "responder solo" con un grado de confianza. "Ahí se transforma en un asesor. Ahora puede ayudar a la disciplina para la cual fue educado", señaló.

El jefe médico de la aseguradora WellPoint, Samuel Nussbaum, afirmó que los humanos toman decisiones acertadas el 50% de las veces ante un cáncer de pulmón, pero la exactitud de Watson en el área es de un 90%.

Bertolotti precisó: "Watson no sustituye al médico. Es uno más de los que se sientan en un ateneo. No va a determinar cuál es el mejor tratamiento para un paciente, sí lo va a sugerir en base a la evidencia".

IBM acaba de crear una plataforma dedicada (Watson Health) con la cual el grupo farmacéutico Johnson & Johnson o el fabricante de bombas de insulina Medtronic buscan concebir sistemas de control pre y post operatorio y tratar a los diabéticos. Además, se asoció a 14 clínicas y centros de salud estadounidenses para acelerar análisis de ADN. Mientras que los médicos pasarían semanas estudiando cada mutación y la literatura científica existente, Watson es capaz de obtener resultados en "pocos minutos". ¿El resultado? Que una mayor cantidad de pacientes acceda a tratamientos adecuados.

Watson, la súpercomputadora que cocina y quiere curar el cáncer
Watson, la súpercomputadora que cocina y quiere curar el cáncer


Expectativas


"El futuro de la salud pasa por el procesamiento adecuado de la información. En unos años vamos a estar conectados a nuestro sistema de salud –a través de aplicaciones instaladas en smartphones o tabletas y a través de dispositivos wearables− para hacer fuertemente medicina preventiva", expresó Bertolotti.

¿Y por qué ocuparse del cáncer? Se cree que la atención oncológica mundial está en camino de sufrir una crisis ante un esperado aumento de casos para 2025 sin que crezca el número de médicos capacitados. Desde IBM y el sistema de salud se sostiene que este desajuste puede exacerbar las desigualdades existentes en la atención.

En 2014, la filial nacional de IBM inició gestiones para que Uruguay se convierta en plaza piloto de Watson y así incursionar en oncología en español. No obstante, todavía no se ha cerrado ningún trato.