Vinagre contra la plaga de la Gran Barrera de Coral

El producto casero es una efectiva arma contra la corona de espinas, una voraz depredadora de corales
El vinagre casero se ha convertido en una efectiva arma de bajo coste para luchar contra la plaga de coronas de espinas que destruye la Gran Barrera de Coral, en el noreste australiano, informan fuentes académicas.

Un estudio liderado por Lisa Boström-Einarsson, de la Universidad James Cook, señala que la inoculación del vinagre casero en la estrella de mar "Acanthaster planci", conocida como corona de espinas y voraz depredadora de corales, es tan efectiva como la actual sustancia que se está usando para combatir a esta plaga.

Tras un primer intento fallido, los científico del centro australiano revisaron el proceso hasta lograr un 100 por cien de éxito en la eliminación de estas coronas de espinas.

Actualmente, para combatir esta plaga se utiliza un costoso concentrado de químicos que solo se obtiene mediante permisos especiales en Australia.

"Nosotros usamos 20 mililitros de vinagre, que cuesta la mitad y puede comprarse en cualquier supermercado", dijo Boström-Einarsson en un comunicado de la Universidad James Cook, en el que se precisó que las coronas de espinas mueren en un período de 48 horas tras ser inoculadas.

Boström-Einarsson, quien trabajó en este estudio con el colombiano Jairo Rivera Posada, indicó que en las pruebas de laboratorio se alimentaron a los peces con las coronas de espinas muertas sin que éstos fueran afectados.

Sin embargo, la especialista remarcó que se necesita realizar pruebas a gran escala para tener la certeza absoluta de que no supone un daño a la vida marina.

Si bien el uso del vinagre casero podría ayudar a combatir a la plaga es muy difícil que se erradique mediante el método de la inoculación individual.

Solamente en la Gran Barrera se calcula que hay entre 4 a 12 millones de coronas de espinas, cuyas hembras producen unos 65 millones de huevos en cada temporada de reproducción.

En 2012, un estudio reveló que la Gran Barrera de Coral, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981, ha perdido más de la mitad de su coral en los últimos 27 años, principalmente por las tormentas y las coronas de espinas.

En las décadas de 1960 y 1980 se registraron plagas de este tipo de invertebrado en la región del Indo-Pacífico y los expertos temen una reaparición con un impacto desolador en la Gran Barrera de Coral.
Fuente: EFE