Vida nueva para los viejos iPad

El dispositivo de Bang & Olufsen permite convertir a la tableta en un sistema de entretenimiento de gran sonido, aunque poco práctico
Tres cosas se pueden hacer con un viejo iPad: donarlo a otro miembro de la familia, venderlo en eBay o convertirlo en un sistema de entretenimiento portable de gran sonido, gastando más de lo que costó originalmente, gracias a un nuevo lanzamiento de Bang & Olufsen.

La compañía de música danesa describe su BeoPlay A3 de US$ 549 como una solución fácil para aquellas veces en que se busca un sonido mejor y más fuerte en el iPad, en lugar del diminuto parlante que Apple le incorporó. Pero en lo que refiere a “fácil”, el A3 es más que nada un fracaso: es un verdadero dolor de cabeza conectar y desconectar la tableta.

Pero lo peor es que los vendedores de Bang & Olufsen podrían no entender su propio producto. Su mejor aplicación resulta ser un hogar permanente para ese iPad en desuso, convirtiéndolo en un centro de mini entretenimiento inalámbrico que uno puede trasladar de habitación en habitación.

El A3 mide 91 por 50 centímetros y, de ancho, tiene 19 centímetros en su punto más grueso. El dispositivo es más pesado que muchas notebooks (1,24 kilogramos), por lo que las personas sonrientes en los gráficos promocionales de Bang & Olufsen probablemente los bajaran ni bien la cámara se apagara.

Primera impresión


El BeoPlay A3 es compatible con las tres generaciones de iPad y, en teoría, es posible sacar la tableta del dispositivo cuando se va a algún lado. En la práctica, sin embargo, no es algo que se pueda hacer tan a menudo.

El A3 viene con dos fundas de goma que se amoldan alrededor del iPad y están diseñadas para caber cómodamente dentro del dock, donde va como incrustado. La funda diseñada para el iPad de 2010 me permitió deslizarlo suavemente dentro de la unidad, pero tuve problemas usando la del iPad 2 y la actual tercera generación de iPad, ya que ambas son ligeramente más finas que las tabletas originales.

Con el iPad 2, tuve que alinearlo al conector para que la tableta encajara en su lugar. Y el iPad 3, que es levemente más grueso que su predecesor inmediato, fue una verdadera lucha.

En varias ocasiones, pensé que lo había alienado correctamente, solo para prenderlo y descubrir que el iPad sonaba incluso peor que lo usual porque no se había conectado el audio del A3 y el dispositivo estaba cubriendo el parlante que la tableta trae incorporado.

Bang & Olufsen informó que está al tanto de los problemas y que ha rediseñado el aparato para que funcione mejor con los nuevos modelos de iPad. Aún así, es cansador ponerlo cada vez y, cuando desconectas la tableta para llevártela a otro lugar, te enfrentas al problema de qué hacer con la funda cuando la quitas.

Repensar el A3


A esta altura, estuve tentado de colocar el BeoPlay en la lista de los productos sobrevaluados. Pero algo gracioso sucedió. Una vez que finalmente lo tuve andando bien, empecé a acostumbrarme a él.

Es que, como sucede con los productos de Bang & Olufsen, la calidad del audio es magnífica. Si solo tienes un iPad y quieres un parlante que puedas conectar y desconectar fácilmente, busca en otro lado. Pero si tienes un iPad viejo juntando polvo en algún rincón o estás buscando una razón extra para justificar comprarte uno nuevo, vale la pena considerar el A3.

 

Acerca del autor

Comentarios