Veinte ciudades quieren Hyperloop, la cápsula que se desplaza a 1.200 km/h

Este sistema empezará a transportar a viajeros en 2018 o 2019
La tecnología de Hyperloop, el proyecto de medio de transporte consistente en una cápsula que levita y se desplaza dentro de un tubo a velocidades de 1.200 kilómetros por hora, empezará a transportar a viajeros en 2018 o 2019 y ya hay 20 ciudades interesadas en contar con ella.

Así lo explicó hoy en una entrevista con Efe el consejero delegado de Hyperloop Transportation Technologies, Dirk Ahlborn, que participó en Madrid en el encuentro de emprendedores XSpain.

"Es difícil contestar a la pregunta de qué es Hyperloop. Del lado de la tecnología, imagina una cápsula llena de gente que levita dentro de un tubo. Dentro del mismo hay una presión muy baja, muy similar a la existente en un avión que vuela a mucha altura. Esa cápsula puede viajar a una velocidad muy rápida con poca energía, alcanzar los 1.200 kilómetros por hora con poquísima energía".

Energía renovable, alta velocidad, bajo coste de construcción son los ingredientes de Hyperloop, un deslumbrante proyecto impulsado en 2013 por el empresario Elon Musk (PayPal, Tesla y Space X) que parece más propio de la ciencia ficción y que, por el momento, sólo existe sobre el papel.

En Hyperloop trabajan profesionales a cambio de una participación de la empresa: 420 personas de distintos países, compañías y universidades dedican más de 10 horas semanales al proyecto.

La NASA, Boeing, Tesla,SpaceX, Cisco, Google, Yahoo, Airbus, Harvard, Stanford o el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) son algunas de las organizaciones de las que proceden esos profesionales.

Ahlborn afirmó que Hyperloop combina tecnologías que ya existían y agregó que se ha desarrollado un diseño operativo que se probará en un trayecto de 8 kilómetros en Quay Valley (California).

"A finales de 2014 terminamos el estudio de viabilidad. Ya tenemos la tecnología. (...) Estamos trabajando en las licencias, el año que viene empieza la construcción y en 2018 o en 2019 abriremos para el público", aseveró el directivo.

"Es un prototipo que funciona y con el que vamos a mover 10 millones de personas al año. (...) A los ocho años, la inversión será rentable", añadió.


Hyperloop

Sin embargo, reconoció que ese diseño sigue recibiendo cambios a diario y que el equipo de Hyperloop aún ha de solucionar determinados aspectos, como el diseño óptimo de embarque en aparatos que parten cada 30 segundos.

En cuanto a la respuesta del cuerpo humano a un viaje a esa velocidad, el ejecutivo aseguró que la experiencia será "confortable".

Una veintena de ciudades ya se han interesado por contar con esta tecnología de transporte, según Ahlborn, quien prevé que tendrá más éxito en África, Asia y Oriente Medio debido a que plantean menos trabas burocráticas y gubernamentales para construir infraestructuras.

"Más difícil que la tecnología y que conseguir el dinero necesario es tener la aprobación pública, la aprobación de los gobiernos, porque es un proyecto de infraestructura muy largo", subrayó.

Por el momento, el proyecto es privado y carece de financiación pública ("si podemos evitar a los políticos, mejor", dijo).

"Somos un movimiento, no pueden frenarnos. En nuestro caso, con o sin dinero, la gente continúa en el proyecto. (...) El dinero no es un problema, no será difícil conseguirlo gracias a la enorme oportunidad que abre", aseguró.

Ahlborn defendió que el coste de construcción de Hyperloop es muy inferior al de la red ferroviaria de alta velocidad: la línea entre San Francisco y Los Ángeles -que haría el trayecto en media hora- costaría unos 16.000 millones de dólares, frente a los 68.000 millones del tren.

"No estamos en contra del tren de alta velocidad, pero nuestra tecnología es mejor", presumió. Tras las palabras, el tiempo de demostrarlo.

Hyperloop


Fuente: EFE