Usted no se parece a lo que cree

Un estudio determinó que la gente distorsiona su imagen al basarla en sus propios recuerdos

¿No te gusta cómo salís en las fotos? Desafortunadamente, podrían mostrar cómo es tu cara en realidad, sugiere una investigación de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) en Australia.

El estudio determinó que, a pesar de que convivimos con nuestro propio rostro, no sabemos cuál es su aspecto real, dado que creamos una imagen basada en recuerdos personales; en cambio, aquellos que no nos conocen son capaces de seleccionar de forma más eficiente fotografías que más se parecen a nuestra cara.

"Parece algo contrario a la intuición el que los extraños que vieron la fotografía y el video de una persona durante menos de un minuto seleccionasen de forma más fiable un rostro similar al real. Sin embargo, y a pesar de que vemos nuestro a diario, parece que el conocimiento de nuestra propia apariencia es bajo. Las imágenes propias que tenemos en nuestra memoria interfieren con nuestra capacidad de elegir las imágenes que representan fielmente nuestro rostro actual", señaló el investigador David White en declaraciones al Science Daily.

Para el estudio, se les pidió a más de 130 estudiantes que descargaran 10 fotos de sí mismos de Facebook y luego evaluaran cuál de ellas se parecía más a ellos en la vida real. Luego filmaron un video de un minuto de su cara y se les tomó dos fotos fijas de ellos, una con sonrisa y otra con un gesto neutral. A continuación, 73 voluntarios examinaron el material. Los resultaron concluyeron que los sujetos originales tenían una imagen totalmente distorsionada de su propio rostro.

¿Por qué sucede esto? Se debe a algo que se llama "efecto de la exposición". Es la razón por la que el sonido de nuestra voz reproducida nos parece desagradable. En el caso de nuestro rostro, el aspecto con el que estamos más familiarizados es el que vemos en el espejo donde se invierten nuestras características y, por eso, es que muchos creen que se ven mejor en las selfis.