Uruguay apoya a las ballenas pero su voto no vale

Si el país no paga a tiempo la cuota anual que le corresponde, no podrá incidir en la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional
Uruguay está en la mira. Unas 37 organizaciones de Latinoamérica y el Caribe se sumaron a la campaña que la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) inició para lograr que el país pague la cuota anual. Son unos US$ 19.400, con multas y recargos incluidos.

De no pagar a tiempo, Uruguay no tendrá derecho a voto en la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que tendrá lugar del 2 al 6 de julio en la ciudad de Panamá.

En una misiva que la OCC entregó al ministro de Relaciones Exteriores uruguayo, Luis Almagro, y que hoy llevará a Presidencia, se señala la paradoja de que actualmente Uruguay es coparticipante del proyecto Santuario de Ballenas del Atlántico Sur, un área de protección marina para la región. Pero desde 2010 no paga la cuota que le otorga derecho a voto.
Un país conservacionista sin voto se traduce en un voto a favor de los balleneros"

“No tiene sentido”, expresó el director de la OCC, Rodrigo García Píngaro. Es decir, aunque asista a las reuniones y haya vuelto a formar parte de la Comisión Ballenera Internacional en 2007, luego de 22 años de ausencia, no tiene poder de decisión.

“Un país conservacionista sin voto se traduce en un voto a favor de los balleneros”, dijo la coordinadora de la campaña, Carolina Andrade.

Para la CBI, la participación de países conservacionistas con derecho a voto es clave para que se aprueben las iniciativas a favor de la preservación y el uso no letal de cetáceos, y para contrarrestar las presiones que ejerce el bloque ballenero.

Japón, Noruega, Islandia y Dinamarca, entre otros, conforman este bloque pro caza, que desde hace años intenta levantar la moratoria que prohíbe cazar en los santuarios de ballenas.

La reunión en Panamá tendrá como fin aprobar la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur y, según la OCC, esta vez Uruguay tiene la oportunidad de inclinar la balanza a favor. Siempre y cuando pague.

 


Primer punto de la agenda


En junio de 2011, Brasil y Argentina volvieron a presentar la propuesta de votación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur, en la reunión de la CBI que se desarrolló en Isla de Jersey, Reino Unido. Pero las naciones balleneras abandonaron el recinto y se debió posponer la reunión para julio de 2012, en Panamá.

La creación del santuario, que será el primer punto de la agenda, pretende ampliar la zona de protección que hoy brinda el Santuario del Océano Austral. La misma supone cuidar al menos 54 especies, que representan más del 60% de la diversidad mundial de cetáceos.

Según la OCC, la protección va “más allá del área de exclusión de caza”, ya que también impulsaría la investigación científica no letal y el desarrollo responsable de la industria del turismo de observación de ballenas para las comunidades en ambas costas del Atlántico Sur.


Acerca del autor

Comentarios