Una versión verosímil sobre la muerte de Yuri Gagarin

Un astronauta ruso, compañero suyo, dijo que antes de que el avión cayera otra aeronave se cruzó en su camino y le modificó la trayectoria de vuelo
El año 1968 estaba convulsionando al mundo con varios conflictos bélicos bajo el paraguas sangriento de la llamada Guerra Fría: candidatos a la presidencia de los Estados Unidos y líderes sociales asesinados, revoluciones, movimientos guerrilleros y gobiernos dictatoriales, movimientos estudiantiles, reivindicaciones y otros discursos en ebullición.

La polarización y la competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética se disputaban tanto en la Tierra como en el cielo. La carrera espacial había tenido para entonces varias instancias donde la ventaja había correspondido a los soviéticos. En 1957 habían puesto en órbita el Sputnik, el primer satélite artificial, y había experimentado con animales vivos en el espacio (como la perra Laika), investigación que desembocó en 1961 en el primer hombre en el espacio, el astronauta Yuri Gagarin.

La fama de este joven de sonrisa abierta creció a escala mundial. Realizó una gira internacional como celebridad por varios continentes promocionando el sistema espacial ruso. En Italia, de yapa, le dio un beso a la actriz Gina Lollobrigida.

Pero su perdición fueron el alcohol y las mujeres. Un día su esposa lo encontró con una amante en un balneario del Mar Negro y Gagarin se tiró desde el balcón del segundo piso, cayendo sobre la calle e hiriéndose la cara.

Estas desprolijidades y los celos que produjo en sus colegas lo radiaron de los siguientes programas espaciales soviéticos, si bien mantuvo un puesto como director de una de las bases de Zvyozdny, la ciudad espacial soviética en las afueras de Moscú. Pero de forma gradual, Gagarin fue transformándose de un astronauta a un piloto de pruebas.

Teorías conspirativas y más


A finales de marzo de aquel convulsionado 1968, Gagarin y su compañero de vuelo Vladimir Seryogin se subieron a un prototipo MiG en un intento de realizar un vuelo supersónico.

En determinando momento el avión se precipitó a tierra a una velocidad cercana a los 750 kilómetros por hora. Los pilotos murieron, sus cuerpos se cremaron y las cenizas se colocaron en el Kremlin. Y poco más se supo del incidente, que tuvo una investigación interna por parte de la KGB que nunca vio a la luz.

Por este motivo, durante años se esgrimieron decenas de teorías conspirativas sobre qué sucedió realmente en el accidente.

Pero hace pocos días, el astronauta Alexei Leonov, compañero de generación de Gagarin y presente en la base aérea el día del accidente, declaró en una entrevista al diario Russia Today un dato que hizo aflorar una explicación verosímil sobre el suceso.

Según Leonov, un jet militar Sukhoi se cruzó en camino del MiG de Gagarin y Seryogin, modificándole la trayectoria de vuelo. La fuerza de la estela de este avión generó un torbellino de vacío, que unido a las pésimas condiciones climáticas, produjeron la caída estrepitosa y trágica del MiG. Hubo quienes se preguntaron por qué recién ahora Leonov da esta versión de los hechos. Según dijo el exastronauta, accedió a documentos desclasificados y quería que la verdad saliera a la luz después de tantos años de silencio, misterio y suspicacia.

Leonov también dijo que conoce el nombre del ex piloto responsable del accidente, pero que no lo iba a decir porque es un hombre que traspasó sus 80 años y está en mal estado de salud. Pero incluso a pesar de esta declaración, siguen las sospechas.

Comentarios