Una Navidad verde

Cada año, ecologistas critican el despilfarro de energía que generan las luces decorativas. Sin embargo, no es necesario prescindir de la iluminación para evitar contaminar el medio ambiente y cuidar el bolsillo
Cada año, durante las semanas previas a la Navidad y Año Nuevo, las ciudades alemanas se visten de luces. Los mercados navideños y las calles se inundan de luces cálidas de colores. Asimismo, millones de familias decoran sus casas, balcones y jardines con guirnaldas, estrellas y adornos luminosos de todo tipo.

Irmela Colaço, de la Alianza del Medio Ambiente y de la Protección de la Naturaleza en Alemania o BUND, según sus siglas en alemán, advierte que las tradicionales luces navideñas son un derroche de energía: “Existe un estudio del proveedor de energía eléctrica Lichtblick. Esta empresa calculó que cada año durante la época navideña se gastan como mínimo 340 millones de kilovatios por hora en iluminación en Alemania. Esto corresponde al gasto anual de una ciudad pequeña con más de 100.000 habitantes”.

Obsesión por las luces navideñas


Las luces navideñas simbolizan esperanza y vida, y en el frío invierno crean un ambiente acogedor de unión y paz. Sin embargo, a veces la pasión por el adorno luminoso se puede tornar en una obsesión. En la norteña localidad de Calle se encuentra la casa con la mayor iluminación navideña en Alemania. En 2014, Rolf Vogt instaló más de 450.000 luces en su propiedad, que incluso se ha convertido en una atracción turística. En el mes de diciembre, su factura de la luz asciende a unos 3.000 euros.
 El foco común gasta mucha energía. En cambio, si se usa tecnología LED, se puede reducir el consumo hasta en un 90 por ciento" dijo Irmela Colaço, de la Alianza del Medio Ambiente y de la Protección de la Naturaleza en Alemania

Irmela Colaço explica que no es necesario renunciar completamente a la iluminación navideña para evitar contaminar el medio ambiente y cuidar el bolsillo: "Sería una pena acabar con esta vieja tradición. Sin embargo, cada quien debería plantearse cuántas luces navideñas necesita realmente, si es necesario decorar toda la fachada de la casa o solo la sala. Además, existe la posibilidad de usar velas en vez de iluminación eléctrica. Otro punto a analizar es el tipo de iluminación. El foco común gasta mucha energía. En cambio, si se usa tecnología LED, se puede reducir el consumo hasta en un 90 por ciento".

Colaço señala que en tierras germanas existe una tendencia regresiva en el uso de luces navideñas: "Lichtblick realizó una encuesta de hogares. El estudio llega a la conclusión de que cada año las casas en Alemania se decoran menos con luces navideñas. Si esta tendencia es correcta, sería una tendencia muy positiva. Sin embargo, esto solo aplica para la iluminación al interior de las casas. En el exterior, el uso de luces de Navidad va en aumento".

Una navidad verde


Existen reguladores automáticos con los que puedo determinar la hora exacta a la que quiero que se prendan y apaguen", agregó Colaço

Colaço también recomienda no dejar encendidas las luces navideñas todo el tiempo: "En las noches, por ejemplo, cuando me acuesto, ni yo ni mis vecinos vemos las luces, entonces no tiene mucho sentido dejarlas encendidas. Existen reguladores automáticos con los que puedo determinar la hora exacta a la que quiero que se prendan y apaguen".

La experta de BUND señala que no solo es importante reducir el consumo de energía, sino también ver qué tipo de energía se consume. Según Colaço, vale la pena comparar las ofertas de los proveedores de energía ecológica para tener una Navidad verde.

 Vía DW

Comentarios