Una medusa artificial con alma de rata

El invento ya nada y se alimenta. El siguiente paso será dotarlo de un cerebro y, más adelante, crear órganos artificiales


Investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y la Universidad de Harvard lograron fabricar una medusa artificial de silicona, que utiliza células del músculo cardíaco de una rata de laboratorio como base y conexiones eléctricas sofisticadas para nadar y alimentarse exactamente igual que sus hermanas naturales.

En un momento propio de las historias de Frankenstein, los científicos sumergieron al aguaviva en agua y aplicaron corriente eléctrica para hacer que nadara, cosa que esta logró sin ninguna dificultad. El experimento ha sido un éxito y el logro apareció publicado ayer en la revista Nature Biotechnology.

La importancia de este experimento radica en que sirve como prueba conceptual para la creación de una variedad de órganos musculares y formas simples de vida.
Observé una medusa en el acuario de Nueva Inglaterra e inmediatamente noté las similitudes y las diferencias del bombeo de las medusas y los corazones humanos”

Es que las medusas utilizan un músculo para avanzar, con un movimiento de bombeo, y en esto se parecen a la manera de trabajar de un corazón humano.

“Empecé a estudiar a los organismos marinos que bombean para sobrevivir”, explicó a la BBC el profesor Kit Parker, especialista en bioingeniería y física aplicada de Harvard.

”Entonces observé una medusa en el acuario de Nueva Inglaterra e inmediatamente noté las similitudes y las diferencias del bombeo de las medusas y los corazones humanos”, continuó el experto.

Vida artificial


El trabajo también contribuye a definir más ampliamente el concepto de “vida sintética”, un campo emergente de la ciencia que hasta ahora se ha concentrado en replicar los elementos fundamentales de la vida.

Los científicos contaron que imprimieron un patrón hecho de proteínas en el cuerpo del “medusoide”, similar a la arquitectura muscular del animal real. Arriba de esto hicieron crecer células cardíacas de roedores.
Me sorprendió que con relativamente pocos componentes fuimos capaces de reproducir un patrón de nado bastante complejo, así como comportamientos de alimentación propios de las medusas biológicas”

El patrón proteico sirvió de mapa de ruta para el crecimiento y organización del tejido de corazón de rata, de modo que las células se desarrollaran en un músculo coherente para los movimientos asociados con la acción de nadar, según se explica en la nota de la BBC.

“Me sorprendió que con relativamente pocos componentes fuimos capaces de reproducir un patrón de nado bastante complejo, así como comportamientos de alimentación propios de las medusas biológicas”, dijo John Dabiri, profesor de aeronáutica y bioingeniería de Caltech.

Futuras creaciones


Los investigadores estadounidenses dijeron a la BBC que el siguiente paso en sus trabajos es hacer ajustes que le permitan al aguaviva girar y moverseen una dirección específica.

También planean incorporarle un “cerebro” simple, que le permita al “medusoide” responder a su medioambiente y reproducir comportamientos más avanzados, como moverse hacia una fuentes de luz.

Comentarios