Una mano solidaria

El sábado 19 de noviembre se realizó en Montevideo la primera Manotón, una jornada en la que cerca de 20 chicos recibieron una prótesis de miembro superior impresa en 3D y armada a medida
Sábado 19 de noviembre, 9 de la mañana. Cuatro o cinco niños, acompañados por sus padres, entraron tímidamente a una de las salas de Fundación Telefónica. Allí los esperaban un número mayor de voluntarios, quienes los ayudaron a armar, adaptar y a aprender a usar las prótesis de mano impresas en 3D durante la primera Manotón en Uruguay.

¿Qué es la Manotón? Un evento que se realiza en el marco del proyecto Limbs del emprendimiento Atomic Lab de Gino Tubaro, un inventor argentino de 21 años, cuyo propósito es buscar formas de mejorar la vida de las personas mediante la tecnología. La primera Manotón se hizo en Buenos Aires, en julio de este año.

Cada niño se situó, con sus familiares y los voluntarios, en una de las mesas que había en el salón. Algunas caras al principio denotaban incertidumbre, otras el entusiasmo de quien sabe que va a recibir un regalo.

Acto seguido, a cada equipo se le entregó una bolsita con las piezas para armar la prótesis (del color que el niño había elegido durante la inscripción). Un manual describía que el primer paso a seguir era lijar las piezas para que el plástico cortado no pinchara el brazo de su portador.

manoton uruguay

Rápidas y económicas

Las ventajas de las prótesis impresas en 3D, dijo Tubaro a Cromo, radican en que, si bien no son tan detalladas como las que pueden proveer las ortopédicas, están prontas en 12 horas. Por otro lado no tiene costo para quien la usa, ya que producirla cuesta solo US$ 5, mientras que las prótesis ortopédicas superan los US$ 1.000.

Luego de lijadas las piezas se procedió al ensamblado. Y en este punto radica otra de las ventajas. A uno de los equipos se le rompió una de las piezas de la prótesis que estaban armando; gracias a la tecnología esa pieza se pudo imprimir nuevamente en menos de 40 minutos.

Entre etapa y etapa, los niños se probaban sus nuevas prótesis para comprobar que les quedaran cómodas, que no les ajustadaran demasiado o, por el contrario, que les quedaran flojas; también confirmaronque no hubiera ninguna pieza que les pinchara o raspara y que pudieran manipularlas de forma correcta.

Se utilizaron algunos parches de goma eva para suavizar el contacto del plástico con la piel, pero también para hacerle decoraciones. Estrellas, corazones, flores y hasta un escudo de Nacional adornaron las nuevas manos de los chicos que, por amputaciones o por problemas congénitos carecían de uno de sus miembros superiores.

El momento en que cada uno de los 18 niños que particparon de la Manotón recibieron su prótesis fue motivo de aplauso y festejo. Lo primero que atinó a hacer una de las participantes fue intentar agarrar un vaso de plástico. Otro de los pequeños, al ver que ese movimiento ya era cuestión de principiantes, fue por una lapicera, un proceso un poco más complicado por la precisión que requiere. De todas maneras, lo que se repitió en cada una de las entregas fue una sonrisa de oreja a oreja.

"Lo divertido de esto es juntar", dijo Tubaro a Cromo. "Siempre juntamos a muchas personas y nos divertimos armándolas", agregó.

Para todos

En este tipo de iniciativas, la producción es más masiva de lo que normalmente hace Atomic Lab a través de Limbs. Con esta plataforma, cualquier persona que precise una prótesis puede contactarse con el emprendimiento (en la web limbs.earth), enviar sus medidas y algunos datos más y, en unos días, recibir una prótesis personalizada con las instrucciones para su armado. Si se encuentra en otro lugar, también puede solicitar el archivo digital del modelo personalizado y mandarlo a imprimir en algún centro de impresión 3D local.

Populares de la sección