Una galaxia de héroes

El último videojuego de la legendaria saga tiene como su mayor acierto aprovechar el infinito potencial de su universo

Al comenzar, al jugador se le ofrecerán una serie de posibilidades en la Cantina (que emula a la cantina de la película inicial, aquella donde Luke Skywalker y Ben Kenobi conocían a Han Solo). También se le otorgarán sus primeras tarjetas de datos, es decir, los primeros personajes con los que podrá jugar. Y esto es clave: la cantidad de personajes disponibles parece ser infinita.

Star Wars: Galaxy of Heroes hace honor a su nombre y ofrece al jugador todos los seres que uno pueda imaginar dentro del universo creado por George Lucas, pero incrementado por todas las series animadas, secuelas y productos derivados del original (incluyendo la reciente y muy bien recibida The Force Awakens).

Así, el jugador armará dos equipos de personajes (que pueden llegar a ser seis) tanto del lado de la luz como del oscuro. El azar limitará en un principio qué personajes tendrá a su disposición pero luego puede seguir sumando de manera infinita sus posibilidades (aunque las batallas siempre las protagonizan seis, se puede ir rotando entre los disponibles).

En lo operativo no se distingue en nada de los otros RPG por turnos, pero su presentación no podría ser más cuidada. Los personajes son perfectos y su movimiento en combate es ejemplar. No contentos con lo anterior, las partituras de John Williams acompañan cada momento y hay pocas cosas más épicas que eso.

Y aunque no existe una "historia" general que seguir –simplemente se pueden iniciar batallas o cumplir aleatoriamente tareas diarias planteadas por el propio juego– bien puede cada uno imaginar cómo sería una posible historia entre los cinco o seis personajes que les ha tocado en suerte combatir juntos.

La combinación acertada de este equipo es clave. En combate no tienen más opciones que dos o tres básicas: atacar y un poder personal (que puede ser un ataque más fuerte, una cura para sus aliados, armaduras, etc.) pero la parte más estratégica está en manos del jugador, ya que la combinación calculada y basada en la experiencia es lo que da por fin ventaja y triunfo sobre los adversarios.

Estos pueden ser los que aporta el mismo juego o aquellos a los que se accede en modo multijugador en "La Arena", que es donde se enfrentan en combate singular (y donde se pueden combinar personajes del lado de la luz o del lado oscuro). Cada victoria –en cualquier modalidad, solitaria o multijugador– da varias recompensas, pero la más interesante son los drones de entrenamiento que le permitirán a nuestros personajes ir mejorando a medida que se avanza en el juego.

Desde su lanzamiento en noviembre del año pasado para iOS y Android, más y más personajes se han ido sumando y EA (que junto a Capitol Games son los responsables del juego) ha confirmado que agregará otros a medida que estos aparezcan en las nuevas películas o en series animadas. La próxima camada deviene de Star Wars: Rebels, por ejemplo.

"El juego es la pasión del coleccionista que quería tener todas las figuras de Star Wars", confesó John Salera, productor ejecutivo del juego en una reciente entrevista con el sitio especializado IGN. "Cuando niños, juntaba mis colecciones con mis amigos, hacíamos dos equipos y librábamos batallas imaginarias.

Eso es lo que intentamos hacer con Galaxy of Heroes. Poner a disposición de todos los jugadores la mayor cantidad de personajes salidos de este universo y permitirles batallas en todos aquellos escenarios emblemáticos", agregó.

Con la simpleza como su mayor mérito, Star Wars: Galaxy of Heroes es realmente uno de esos juegos adictivos que mejoran de batalla en batalla y en los que el jugador se embebe más y más en el que debe ser el universo de ficción más elaborado en la historia de los últimos 40 años.

Truco

Para desbloquear a Yoda, el legendario maestro jedi, hay que dominar el evento Gran Master's Training, que incluye diferentes niveles de dificultad.


Acerca del autor

Rodolfo Santullo