Una "fábrica de cometas" en funcionamiento

El Observatorio Austral Europeo publicó una imagen de la región que rodea a una joven estrella en la que las partículas de polvo pueden crecer hasta formar distintos cuerpos espaciales
Una formación conocida como "trampa de polvo" fue descubierta por el telescopio ALMA, situado en el desierto de Atacama en Chile. Esta ha permitido a los astrónomos esclarecer las incógnitas sobre el modo en el que las partículas de polvo crecen hasta formar cuerpos mayores, según explicó el Observatorio Austral Europeo (ESO) en su web.

Hasta ahora los científicos conocían la existencia de otros cuerpos alrededor de las astros, pero todavía no se había arrojado luz sobre la manera en la que estos se formaban.
Las condiciones son las adecuadas para que las partículas crezcan desde un tamaño milimétrico hasta un tamaño cometario pero no es probable que el polvo forme planetas a esa distancia de la estrella", dijo Van der Marel, autora principal del hallazgo

Los modelos informáticos sugieren que los granos de polvo crecen tras chocar y quedarse pegados aunque es posible que, cuando estos alcanzan un tamaño mayor, choquen de nuevo a grandes velocidades y, por lo general, se rompan en pequeños pedazos.

Incluso cuando esto no ocurre, los modelos muestran que los granos de mayor tamaño se moverían rápidamente hacia el interior debido a la fricción entre el polvo y el gas y caerían sobre su estrella anfitriona, sin darles la oportunidad de seguir creciendo.

De algún modo, el polvo necesita un refugio seguro, una "trampa de polvo", en el que las partículas puedan seguir creciendo hasta que sean lo suficientemente grandes como para sobrevivir por sí solas.

De la teoría a la confirmación


Se había sugerido con anterioridad la existencia de estas regiones pero no ha sido hasta ahora, con las observaciones de ALMA, cuando se han obtenido pruebas tangibles para constatarla.

El equipo de astrónomos descubrió que la estrella estaba circundada por un anillo de gas con un hueco central, que constituiría lo que es "una especie de fábrica de cometas", según explicó la autora principal del artículo en el que se recogen estas conclusiones, Nienke van der Marel.

"Las condiciones son las adecuadas para que las partículas crezcan desde un tamaño milimétrico hasta un tamaño cometario pero no es probable que el polvo forme planetas a esa distancia de la estrella", señaló Van der Marel en un artículo publicado el miércoles en la revista Science.

Añadió que en un futuro no muy lejano ALMA podrá observar esas "trampas de polvo" más cerca de la estrella anfitriona, en las que están en funcionamiento los mismos mecanismos.

"Este tipo de trampas de polvo sí serían la cuna de planetas recién nacidos", declaró la autora principal del estudio.

Acerca del autor

Comentarios