Una escoba de bruja celestial

Una nueva imagen de la Nebulosa del Lápiz, tomada desde el Observatorio La Silla, en Chile, muestra esta peculiar nube de gas brillante: a pesar de su nombre, se asemeja a una gran escoba de bruja
También conocida como NGC 2736, la Nebulosa del Lápiz tiene otros parecidos, además de con el útil escolar al que debe su nombre. Es que, aunque las partes más brillantes de esta particular nube de gas recuerdan a un lápiz, la estructura completa luce como una típica escoba de bruja en el espacio.

“Pese a la aparente calma y la belleza estática de una noche estrellada, el universo está lejos de ser un lugar tranquilo, se explica en una nota de prensa del Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus siglas en inglés), donde aparece la última imagen de este objeto celeste. Agrega que las estrellas “nacen y mueren en un ciclo sin fin”, y la Nebulosa del Lápiz es una evidencia más de este proceso.

Tan lejos y tan cerca


La cámara Wide Field Imager del telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla, en Chile, obtuvo la imagen. La misma muestra la Nebulosa, que es parte de un anillo de escombros inmenso, producto de la explosión de una supernova.

Aunque pasaron unos 11 mil años desde la muerte de esa estrella, el telescopio es capaz de captar imágenes nítidas de este objeto celeste que se encuentra a unos 800 años luz de la Tierra.
Aunque pasaron unos 11 mil años desde la muerte de esa estrella, el telescopio es capaz de captar imágenes nítidas de este objeto celeste que se encuentra a unos 800 años luz de la Tierra

La Nebulosa de Lápiz es la parte más brillante de la constelación austral La Vela, a la que pertenecía la supernova que murió. “Al principio, el gas se calentó millones de grados, pero posteriormente se enfrió y aún emite un débil brillo, captado en la nueva imagen”, se explica en el sitio de ESO.

Los colores de la escoba


Los colores de la nebulosa son un indicador utilizado por los astrónomos para medir la temperatura del gas. Así, han deducido que los lugares en los que predominan los tonos azules corresponden a regiones que aún están tan calientes, que la emisión está dominada por átomos de oxígeno ionizado.

A su vez, los tonos rojizos pertenecen a zonas más frías, que se deben a la emisión de hidrógeno.

 

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios