Una enorme maquinita virtual

La biblioteca de internet liberó gran cantidad de juegos de los típicos de Arcade, con los que a muchos les alegrará reencontrarse
La sensación es todavía palpable. Ese olor a transpiración, humedad y falta de limpieza del salón de maquinitas todavía persiste. Las fichas caras, los juegos increíbles, todavía lejos, muy lejos de las consolas portátiles. Entonces uno iba, ponía la fichita y jugaba. Y después, ese simple epitafio (“game over”) con un segundero que contaba hacia atrás. Comprá otra de esas fichas caras o chau juego, vuelta a la realidad.Comprá varias, porque si no, te va a quedar gusto a poco.

En ese entonces, no muchos podíamos llegar cargados de fichas a una maquinita y, además, en algunos salones bien podría decirse que era una cuestión de códigos no hacerlo. Sin embargo, para el fanático de jugar a los videojuegos, una fantasía era ineludible: abrir la caja de las monedas y tener todas las que uno quisiera para cumplir el sueño de extender el tiempo del juego y saber qué se siente “darlo vuelta”, llegar a ese final inexplorado del que solo se tejían historias y rumores poco verosímiles entre los jugadores.

Internet mediante, el sueño está cumplido gracias al archivo enorme de Internet que contiene en su interior una verdadera reserva de juegos de maquinitas de aquellos y a los que uno puede ponerle tantas fichas como quiera. Su funcionamiento es muy sencillo: los programas de estos juegos son, desde hace ya mucho tiempo, absolutamente replicables en formatos de archivos virtuales. Estos juegos son “emulados” a través de programas como Jsmame, los cuales permiten que dichos juegos sean completamente corridos en entornos web a través de los propios navegadores (recomendado Firefox, que es el más rápido) y con carga instantánea.

El descubrir semejante tesoro, apenas uno de los cientos que hay dedicados a este tipo de juegos viejos, obliga a hacer un top 10 para el caso de que el lector se acerque a ver qué hay.


1. Stocker


El típico juego de carreras de coche en el que la vista es desde arriba y el auto se intenta conducir en una carrera en pista. Dos velocidades y mucho poder de maniobra para un juego que en realidad data de 1984.

2. Street Fighter II


Un clásico de 1991 que reventó todas las maquinitas, consolas y demás. En ese momento hubo hasta película del juego (cuando eso en realidad sucedía poco, o nunca) y todas las revistas hablaban de sus personajes, los trucos y las formas de jugar. Lo bueno es comprobar que la STF II ha envejecido tan bien como lo pensábamos.

3. Burgertime


Es mucho más adictivo de lo que parece el hacer que los ingredientes de una hamburguesa vayan cayendo y armándose mientras el cocinero Peter Pepper esquiva a los ingredientes “malos” (el pancho, el pickle y el huevo). Un buen recuerdo de lo ingenuamente divertidos que eran los juegos de maquinitas en aquella época. Es un juego de 1982, creado por Data East.

4. Arkanoid


Clásico de los años 70 reconvertido por la célebre empresa Taito en 1986, este juego es un básico ya no solo de aquellos que frecuentaban los salones de maquinitas, sino también de aquellos que probaban sus primeros juegos de PC en los años de 1990. Adictivísimo juego con trama de ciencia ficción.

5. Golden Axe


Nos acercamos a la “era moderna”. Corre 1989 y Sega, en ese entonces a punto de ingresar a la guerra de las consolas, edita este juego de arcade completísimo a nivel de gráficos. Una especie de Conan el Bárbaro especial para las maquinitas, con una trama medieval y buena representante de un cambio de signo en este tipo de juegos de maquinita.

6. El regreso del Jedi


Veloz, ágil y con tres tipos de nave diferentes. Para ser un juego de 1984, la versión jugable de la última parte de la trilogía Star Wars es dinámica, con varios cambios de escenario interesantes y un más que apropiado sampleo de diálogos y escenas de la película. Bonus extra: se puede jugar alguna pantalla con el famosísimo Halcón Milenario.

7. Indiana Jones and the Temple of Doom


Otro muy buen juego inspirado en una película, en este caso de 1985. Aquí no hay más que tirar el látigo y sacarse de encima a los guerreros del culto Thuggee mientras se liberan prisioneros y el personaje del famoso gorro de cuero se va internando en catacumbas y templos. También hay alguna pantalla más dinámica (como un frenético viaje en un carro por una mina en la que hay que ir tirando tanques y atacando rivales al paso) y un nivel de dificultad que no vuelve al juego imposible. ¿Lo malo? “Indy” pierde una vida si apenas lo toca un enemigo.

8. Goalie Ghost


3D y en los ochenta, señores. Más precisamente en 1984, este juego apareció como una especie de “Richard” pero más de ida y vuelta y con las paredes jugando. Otro juego bastante más adictivo de lo que en principio parece y con una configuración gráfica que hoy parece más “retro” que nada, pero que conserva su encanto en la jugabilidad.

9. Pitfall


Juego de plataformas histórico, con años de fanáticos. De alguna manera es el predecesor de muchísimos juegos en plan Arcade en el cual el personaje se metía por catacumbas y buscaba diferentes tipos de premios y de rivales. Otro clásico para aprovechar la posibilidad infinita de monedas y jugarlo hasta que se termine.

10: Track & Field


Una rareza: juego de olimpíadas en maquinitas. El Track & Field también hizo su camino en consolas de 8 bit como Nintendo, pero que se convirtió en una marca esencial para los videojuegos de deportes en los años de 1980. Carreras de 100 metros, lanzamientos de jabalina, salto largo y mucho más en un juego con una graciosa ambición de realismo.


Comentarios