Una década después de Facebook

La red social que nació en una habitación de Harvard cumple 10 años de vida, en los que ha vivido altibajos y ha sumado unas 1.200 millones de usuarios
Facebook cumple diez años afianzado como el paradigma de las redes sociales de internet, una década de altibajos que concluye de forma triunfal con unos beneficios apabullantes, más de 1.200 millones de usuarios y la necesidad de seguir expandiéndose para no colapsar.

La compañía lanzada por Mark Zuckerberg el 4 de febrero de 2004 desde su habitación en la Universidad de Harvard generó para muchos una forma diferente de compartir vivencias  que rentabilizó como nada antes las primitivas necesidades humanas de comunicación y aceptación.

El impacto de Facebook ha sido tal que hasta originó una nueva acepción para el término "amigo", el "amigo en Facebook", una categoría en la que se englobarían conocidos o contactos a los que, por alguna razón, interesa seguirles la pista.

Esa plataforma social virtual se convirtió en una recolectora de datos, información personal y gustos de los usuarios segmentada por sexos, edades, localización, idioma... un diamante en bruto para el mercado publicitario que Zuckerberg y los suyos han ido puliendo y les ha llenado los bolsillos.

En 2013 Facebook ingresó 7.872 millones de dólares de los que 1.500 millones fueron puro beneficio. A eso hay que añadir los más de 11.000 millones de dólares que la empresa tiene en efectivo, no es de extrañar que Zuckerberg, que en mayo cumplirá 30, sea una de las personas más ricas del planeta.

El camino hasta llegar aquí fue controvertido desde el inicio. Zuckerberg fue demandado por excompañeros de Harvard que le acusaron de robarles la idea y terminó por pagarles 65 millones de dólares para zanjar el asunto. La historia fue motivo de una película en 2010, The Social Network, que ganó 3 Óscar de Hollywood.

De éxitos y fracasos


Facebook tuvo a lo largo de los años tensiones también con sus propios usuarios, lo que llevó a la rectificación de sus políticas de privacidad, y lanzó diversidad de herramientas asociadas con la red social que jamás cuajaron: Beacon, para informar de lo que se compra, o un sistema de búsqueda gráfica, por citar algunos.

En mayo de 2012 fue su salida a bolsa, un debut que se hizo esperar tanto que cuando las acciones se presentaron en el Nasdaq el entusiasmo previo de los inversores había inflado su precio demasiado y se estrellaron contra el parqué neoyorquino.

Un año después los títulos de Facebook todavía cotizaban un 30% por debajo de su valor inicial, si bien en la recta final de 2013 el buen rendimiento de la compañía acabó por reflejarse en Wall Street.

El día 30 de enero, una jornada después de anunciar sus resultados económicos de 2013, los activos de Facebook marcaban su máximo histórico en bolsa.

Zuckerberg no escondía entonces su satisfacción por el gran año y aprovechó el momento para asegurar a los periodistas que Facebook seguirá "centrado en las mismas cosas" en el futuro, "conectando a toda la gente y mejorando el mundo compartiendo", aunque desde una posición más cómoda que en 2004. "A mayor escala, con más ambición y más recursos", dijo el consejero delegado.

¿Se acerca el final?


Facebook, que se ha hecho grande como negocio a base de ampliar su base social, parece estar cerca de su techo de usuarios (la mitad de la población mundial con acceso a internet está en la red social) o, al menos, resulta improbable que pueda seguir incrementando el número de cuentas al ritmo que lo hacía en sus años más expansivos.

Al mismo tiempo ha dejado de ser la novedad para ser visto por los nuevos "Zuckerberg" como un producto sobredimensionado y pasado de moda, algo que parece compartir la población más joven de Estados Unidos.

Entre enero de 2011 y enero de 2014, Facebook perdió más de 3 millones de usuarios de edades de 13 a 17 años. Lo mismo ocurrió en la franja de 18 a 24, según un estudio de la consultora iStrategyLabs. Los jóvenes parecen decantarse por redes sociales más frescas, como Snapchat, donde los contenidos que se comparten se eliminan solos en pocos segundos.

De hecho, Facebook trató de comprar Snapchat en 2013 por 3.000 millones de dólares y su creador, Evan Spiegel, de 23 años, se burló de la operación y publicó sus conversaciones con Zuckerberg en Twitter.

Zuckerberg reconoce que está dispuesto a hacer cambios que pasan por ahondar en la migración del negocio de Facebook de la pantalla del ordenador a la del teléfono móvil, una transición con la que espera garantizar que su compañía pueda seguir celebrando cumpleaños con sus millones de amigos.

 


¿En qué están los fundadores de Facebook?


 

Diez años después de la creación de Facebook, Mark Zuckerberg ha mantenido las riendas de la red social, pero sus compañeros de la Universidad de Harvard, quienes le ayudaron a crearla, se han dedicado a otras cosas.

Mark Zuckerberg. Con 29 años, el director ejecutivo de Facebook controla sólidamente la red social con cerca del 29% del capital y 56% del derecho a votos. Eso, junto con otros bienes (inmuebles, de arte, etc.), avalúa su fortuna en 29.700 millones de dólares, según la empresa especializada Wealth-X.

Destacado en el sector de tecnología, Zuckerberg se involucró también con la política a través de una organización dedicada al lobby fundada en 2013 y llamada FWD.us, que milita por reformas a los sistemas de inmigración y de educación.

Filántropo, ha hecho junto con su esposa Priscilla Chan miles de millones de donaciones para diversas causas. A pesar de su inmensa fortuna, Zuckerberg sigue fiel a sus sudaderas grises con capuchas.

Chris Hughes. Contrario a Zuckerberg, Chris Hughes permaneció en Harvard hasta la obtención de su diploma. A los 30 años, ganó notoriedad cuando dirigió el departamento de "redes sociales" en la campaña presidencial de Barack Obama en 2008.

En 2012 compró la revista The New Republic "para ayudar a construir un futuro para el periodismo de profundidad en la era digital", según el sitio de internet de esta publicación, de la que es editor y redactor jefe. Hughes tiene también un fondo de inversión de riesgo y una red social especializada en las actividades caritativas.

Eduardo Saverin. La película The Social Network lo muestra como un amigo brasileño-estadounidense de Zuckerberg que había puesto los primeros fondos para la red social, antes de ser apartado en 2005.

Hoy, con 31 años, renunció a su ciudadanía estadounidense y se trasladó a Singapur antes de la entrada de Facebook en la Bolsa de Valores, lo que probablemente le salvó cientos de millones de dólares en impuestos.

Saverin dijo el año pasado que quería quedarse en Asia con la esperanza de convertirse en un inversor influyente en el ámbito tecnológico. Forbes estimó su fortuna en 2.650 millones de dólares en agosto.

Dustin Moskovitz. Con 29 años, al igual que Zuckerberg, se retiró de Harvard antes de obtener su título. Se fue de Facebook en 2008 para crear su propia empresa, la aplicación para teléfonos móviles Asana que tiene como objetivo facilitar el trabajo en equipo sin correo electrónico. De acuerdo con Forbes, hasta setiembre tenía tiene una fortuna de 5.200 millones de dólares.

Tyler y Cameron Winklevoss. Aunque no figuran oficialmente como los fundadores, los gemelos Winklevoss acusaron a Zuckerberg de haberles robado la idea de la red social. Un acuerdo amistoso en 2008 les dio a ellos y a otro compañero de clase Divya Narenda 20 millones de dólares en dinero y 45 millones más en acciones de la compañía. Sus procesos judiciales para disolver este acuerdo tras el crecimiento de Facebook han fracasado.

Ambos hermanos participaron en los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008 en la categoría remo. Además, fundaron su propio fondo de inversión de riesgo y tienen hoy proyectos en torno al bitcoin. El año pasado publicaron un proyecto de ingreso a la Bolsa de la empresa Winklevoss Bitcoin Trust, con la intención de permitir a los inversores el acceso a esta moneda virtual.

Sean Parker. Es el confunfador del sitio de intercambio de música Napster. Aunque no fue compañero de clase de Zuckerberg en Harvard, se convirtió en su amigo, mentor y consejero de la entonces naciente empresa, y fue uno de los primeros en reconocer su potencial. Parker fue el primer presidente de Facebook cuando se creó en 2004 y llevó a uno los primeros grandes inversores, Peter Thiel, con quien actualmente gestiona el fondo de inversión de riesgo The Founders Fund. A sus 34 años, su fortuna es avaluada en 2.000 millones de dólares hasta setiembre.


Acerca del autor

Comentarios