Una curiosa capa fría en la atmósfera de Venus

La Agencia Espacial Europea descubrió que unos 125 kilómetros de la superficie del planeta alcanzan temperaturas de -175ºC
La Agencia Espacial Europea (ESA) anunció el lunes que descubrió una región sorprendentemente fría en las capas más altas de la atmósfera de Venus, en las que la temperatura podría ser lo suficientemente baja como para que se congele el dióxido de carbono, formando hielo o nieve carbónica.

El estudio se basa en los datos recogidos por la sonda europea Venus Express durante 5 años de observaciones, en los que se vio que a unos 125 kilómetros de la superficie de ese planeta alcanzan temperaturas de -175ºC.

Venus, según recordó la ESA, es famoso por su densa atmósfera de dióxido de carbono y por las altas temperaturas que ésta provoca sobre su superficie, pero esa capa, a pesar de que ese planeta se encuentra mucho más cerca del Sol que la Tierra, es "mucho más fría" que cualquier región de la atmósfera terrestre.
Los perfiles de temperaturas en la cálida cara iluminada del planeta y en la fría cara que se encuentra a la sombra son extremadamente diferentes a partir de los 120 kilómetros de altitud. El terminador es una región de transición, afectada por las condiciones a ambos lados”, indica el estudio

El descubrimiento se realizó mientras se medía cómo se filtraba la luz del Sol a través de la atmósfera de Venus, para determinar la concentración de moléculas de dióxido de carbono a distintas altitudes a lo largo de la línea de separación entre la parte iluminada y la parte en sombra del planeta, llamada "terminador".

"Los perfiles de temperaturas en la cara cálida iluminada y en la fría que se encuentra a la sombra son extremadamente diferentes a partir de los 120 kilómetros de altitud", indica en el comunicado Arnaud Mahieux, autor principal del artículo que presenta los resultados en el Journal of Geophysical Research.

Otro científico del proyecto Venus Express para la ESA añade que como el hallazgo es tan reciente que todavía deben comprenderse cuáles podrían ser sus repercusiones, pero consideró pese a ello que "es algo muy especial", ya que no se han observado situaciones similares en la Tierra o en Marte.

Comentarios