Una cámara para capturar olores

En la era de lo visual, una diseñadora propone un dispositivo que permita crear cápsulas con el aroma que uno quiera recordar


Además de la fotografía para capturar imágenes, las personas deberían contar con una "aromagrafía" para guardar olores para siempre. En eso trabaja la diseñadora Amy Radcliffe: en un dispositivo que funcione como una cámara, pero para inmortalizar aromas.

De esta forma, la visionaria busca sumar otro de los sentidos a la forma de guardar recuerdos, en un mundo regido por lo visual. Como parte de su tesis de máster en la Universidad Central de Saint Martins en Londres, Radcliffe presentó un dispositivo que más que una cámara es un pequeño laboratorio que sustrae en forma de líquido la fragancia de los objetos.
El olor puede disparar una respuesta casi automática, similar a un déjà vu, sin que nosotros siquiera pensemos en eso", dijo Radcliffe

"El olor puede disparar una respuesta casi automática, similar a un déjà vu, sin que nosotros siquiera pensemos en eso", dijo Radcliffe a la revista de tendencias Fast Company Design.

No en vano el dispositivo se llama la Magdalena (the Madeleine). Ese es el título del episodio de la novela En busca del tiempo perdido, en la que el autor Marcel Proust expone su teoría de la memoria involuntaria cuando el narrador recobra la memoria de su infancia al oler y comer una magdalena mojada en té.

Su funcionamiento


El proceso para crear pequeñas cápsulas de recuerdos olfativos es relativamente sencillo. Basta con colocar el objeto deseado bajo una cúpula de plástico y adherir una "trampa de olor" sobre el mecanismo central. Luego, un sistema de tubos atrapa el aroma y las absorbe desde el objeto hasta el dispositivo.

De ahí en más, el plan de Radcliffe es que las personas puedan enviar estas muestras al laboratorio más cercano para que allí las procesen y encapsulen el olor, recoge Fast Co. Design. Estas "memorias olfativas" serían enviadas por correo en forma de disco circular dorado, con esa fragancia impregnada.

Esta última fase todavía no está definida, por lo que esta máquina para fabricar recuerdos que entren por la nariz sigue siendo una promesa.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios