Una bienvenida con aire de santuario

La Temporada de Ballenas 2012 comenzó en el marco de una movida para proteger a los cetáceos en aguas uruguayas


Hace poco más de un mes, 38 países votaron en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) para crear el Santuario de Ballenas del Atlántico Sur en las aguas internacionales cercanas a Brasil, Argentina y Uruguay. Sin embargo, los 21 sufragios en contra impidieron llegar al 75% del quórum necesario y, por ende, detuvieron una vez más la concreción de un proyecto que permitiría proteger a 54 especies de ballenas que habitan la región, así como sus hábitats.

La desilusión fue grande. Pero, en lugar de esperar hasta la siguiente reunión de la CBI, prevista para junio del año que viene, la ONG uruguaya Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) decidió iniciar una movida para crear el Santuario de Ballenas y Delfines en aguas nacionales.

La idea es “integrar la conservación de los cetáceos a la investigación científica, la educación y el aprovechamiento sostenible mediante el turismo responsable”, indican en una carta disponible en la web de peticiones comunitarias Avaaz.

Allí buscan llegar a 5.000 firmas para presentar al Poder Ejecutivo y Parlamento el 5 de octubre, Día Nacional de la Ballena Franca Austral. En menos de un mes ya alcanzaron casi la mitad de las firmas.
Contar con un santuario de ballenas y delfines en aguas jurisdiccionales uruguayas significa integrar la conservación de los cetáceos a la investigación científica, la educación y el aprovechamiento sostenible mediante el turismo responsable", indica la carta

Pero este no es el único insumo que presentarán a los gobernantes. Rodrigo García Píngaro, fundador y director ejecutivo de OCC, contó que están elaborando una propuesta técnica de manejo del santuario y que ya cuentan con una carta de apoyo de unas 40 organizaciones latinoamericanas.

“Es una propuesta muy vanguardista”, dijo García Píngaro. Si bien en Uruguay los cetáceos están protegidos por decreto desde 1998, el biólogo aseguró que el concepto de “santuario” es conocido a nivel mundial y es la manera de promover un turismo responsable de avistaje, principalmente de europeos de alto poder adquisitivo.

Turistas anuales


La iniciativa del Santuario de Ballenas y Delfines coincide con la llegada anual de la ballena franca austral (Eubalaena australis) a costas uruguayas, la cual se inauguró oficialmente el viernes bajo el nombre de Temporada de Ballenas 2012.

Como en años anteriores, a fines de agosto la OCC realizará un vuelo para censar a las ballenas que llegan a costas uruguayas. Son entre 30 y 50 ejemplares, que arriban entre agosto y octubre. Es decir que uno de estos cetáceos pasa por Maldonado y Rocha cada dos días y medio.

Por eso, una de las recomendaciones de la OCC para quienes quieren hacer turismo de avistaje recorriendo la ruta de la ballena franca (ver recuadro), es tener “mucha paciencia”. Es que además, “las ballenas suelen estar hasta 15 minutos debajo del agua y a veces cuando descansan o duermen se asemejan a una enorme piedra o ni se las ve”.

No obstante, cuando aparecen, el espectáculo hace valer toda espera. El 11 de agosto, por ejemplo, varias ballenas ingresaron al puerto de Punta del Este acompañadas de lobos marinos. Ese juego que se genera por la curiosidad de los lobos, según explicó García Píngaro, fue captado en el atractivo video que está al principio.

 





La ruta de la ballena franca austral


A lo largo de la costa de Maldonado y Rocha hay 20 sitios estratégicos (faros, plataformas interpretativas, elevaciones naturales) para el avistaje de la ballena franca austral.


Se trata de una ruta elaborada por la OCC, donde cada sitio cumple con buenas prácticas ambientales y hay información y guías habilitados.





Comentarios