Una bacteria depredadora que mata para obtener bioplástico

Científicos diseñaron un método alternativo a los plásticos derivados del petróleo

Publicado por SINC

Un equipo de científicos del Centro de Investigaciones Biológicas de Madrid (CIB-CSIC) ha logrado desarrollar un sistema de producción de bioplásticos PHA –considerados como una alternativa a los plásticos derivados del petróleo– "manipulando una bacteria depredadora para que extraiga este producto del interior de otras bacterias a las que mata", explicó una de las investigadoras del estudio, Virginia Martínez. Los resultados del trabajo se han publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature.

Martínez es actualmente investigadora de la firma de biotecnología Evolva, en Copenhague, después de haber trabajado en el laboratorio de Biotecnología de Polímeros del CIB, especialista en factorías de células bacterianas. "Se trata de obtener productos de interés de manera sostenible, como es el caso del bioplástico, que es una alternativa muy interesante y donde hay mucho dinero en juego", indicó.

Lo que ocurre –agrega– "es que el bioplástico contenido en bacterias, que lo producen y acumulan hasta en un 90% de su peso, es difícil de extraer. Hasta ahora, lo que se hace es aplicar detergentes o sistemas de disrupción para romper la célula y liberar el producto. Estos procesos son contaminantes y poco eficientes, lo cual afecta al medio ambiente y encarece el proceso de producción".

Con el objetivo de abaratar y mejorar el proceso, el equipo eligió una bacteria depredadora de otras, denominada Bdellovibrio bacteriovorus, que fue rediseñada genéticamente para transformarla en una herramienta que permitiera romper las membranas de cepas productoras de bioplásticos, facilitando el proceso de extracción y purificación del producto.

Método pionero

El nuevo método de extracción es pionero en el mundo y ya ha sido patentado. "Lo que hemos hecho es usar la B. bacteriovorus como un agente lítico para que deprede a otra bacteria llamada P. putida KT2440 –productora de PHA– y sacar fuera lo que lleva dentro. Además, hemos rediseñado genéticamente a la bacteria depredadora para que no degrade el bioplástico acumulado por la presa", detalla la investigadora.