Una arquitecta ecologista suelta en Chicago

Jeanne Gang, creadora del edificio más alto del mundo diseñado por una mujer, trabaja por una urbanización que ayude a conservar la biodiversidad


La arquitecta Jeanne Gang abre una flor de girasol para revelar las semillas que atraen a los pájaros, tortugas y mapaches al Lincoln Park de Chicago. “Estas plantas proveen alimento”, dice. “Sujetan el estanque donde retiramos cemento. Filtran el agua de lluvia”.

Antes de que Gang rediseñara 6 hectáreas de este lugar destacado sobre el Lago Michigan, el estanque era una ciénaga de desechos del zoológico cercano. Ahora, un día fresco de noviembre, el agua en el estanque dragado está más limpia y un aula al aire libre forjada por las secciones apanaladas de abetos Douglas estimula a los niños a estudiar las plantas y los animales de cerca, según un informe de Bloomberg Markets que se publicará en el número de marzo.
La urbanización es el gran tema de nuestro tiempo”, afirma la arquitecta Jeanne Gang. “No podemos sobrevivir si no resolvemos los problemas del crecimiento demográfico, la pérdida de aire puro y la pérdida de biodiversidad

Con un vestido negro estilo nido de abeja y botas negras, Gang, de 48 años, señala en todas las direcciones para enfatizar ideas que está cultivando en Chicago y que espera exportar a Hyderabad (India), Ciudad de México (México), Shanghái y Taipei (China).

La Aqua Tower de Gang, 3 kilómetros al sur, el edificio más alto del mundo diseñado por una mujer, tiene 82 pisos que ocupan un terreno de apenas 1.200 metros cuadrados. En la vecina Cicero, Illinois, una ciudad de 84.000 habitantes donde nuevos inmigrantes se apiñan en bungalows pequeños, Gang propone modernizar fábricas abandonadas para familias extendidas.

“La urbanización es el gran tema de nuestro tiempo”, dice. “No podemos sobrevivir si no resolvemos los problemas del crecimiento demográfico, la pérdida de aire puro y la pérdida de biodiversidad”.

Wright cuestionado


Gang y su estudio, Studio Gang Architects, son pioneros en urbanismo ecológico, un campo del diseño que tiene en cuenta las poblaciones en alza y los recursos más escasos. Las ciudades son laboratorios claves y Gang dice que deben ser más densas y más amigas de la naturaleza.

No vacila en atacar al ícono global Frank Lloyd Wright con su enfoque contrario a la dispersión. El arquitecto más famoso de Chicago (y de Estados Unidos) pasó decenios promocionando las casas individuales en lotes suburbanos para que los residentes disfrutaran de la naturaleza lejos de los centros y se conectaran con la sociedad en autos.

“Yo quiero invertir el legado de Wright”, dice Gang sin el menor atisbo de duda. “La forma de ser ecológico no es extenderse. Es apiñarse. Es tener una mejor relación con la naturaleza en la ciudad de la que se puede tener en un suburbio alejado”.
Yo quiero invertir el legado de Wright. La forma de ser ecológico no es extenderse. Es apiñarse. Es tener una mejor relación con la naturaleza en la ciudad de la que se puede tener en un suburbio alejado”, dice Gang

A medio siglo de la muerte de Wright en 1959 a los 91 años, su visión todavía define la manera de vivir de la mayoría de los estadounidenses. Un tercio de los habitantes vive en ciudades centrales, el núcleo fuertemente poblado de las grandes áreas metropolitanas. Ese porcentaje se ha mantenido estable desde 1940 hasta 2010, en tanto los habitantes suburbanos crecieron más de tres veces, hasta 51% de los estadounidenses, durante ese período.

Globalmente, más de la mitad de los habitantes urbanos del mundo vive en áreas con menos de 500.000 personas, dice Naciones Unidas.

Aqua, el principal rascacielos de Gang, envuelve su modalidad de urbanismo en una “poesía óptica”, como la denominó la Fundación John D. and Catherine T. MacArthur al conferirle el llamado subsidio al talento por US$ 500.000 en 2011.

Gang dio a los 738 departamentos y condominios vistas amplias al Millennium Park y salidas del sol sobre el Lago Michigan. Balcones curvos de cemento imitan peñascos montañosos, sobresaliendo con distintos anchos y longitudes para dispersar las ráfagas de viento. Y como los hogares de Aqua están cerca del trabajo y la escuela, producen solo 2,6 toneladas de carbono por año en comparación con las 14,5 toneladas de sus equivalentes en un suburbio alejado, según el Center for Neighborhood Technology de Chicago.

"Pornografía arquitectónica"


A medida que el sol de la tarde avanza hacia el oeste en un día helado de diciembre, los balcones ondulados arrojan sombras que cambian constantemente, lo cual da a los rascacielos circundantes una apariencia de chatos y estáticos.

Los críticos de Gang, afirman que Aqua podrá ser llamativa, pero tiene defectos. Ted Kesik, profesor de ciencia de la construcción en la Universidad de Toronto, la defenestró por no haber incluido material aislante para evitar que el calor se fugue por los balcones de cemento.

“Si hay un símbolo de la pornografía arquitectónica, es Aqua”, escribió Kesik en un blog en febrero de 2012. Gang dice que la falta de aislación cuesta a Aqua menos de 1,5% de su energía y promete que la próxima vez lo mejorará.

Aqua fue adecuada para Chicago pero no para cualquier otro lugar, dice Gang. “Tratamos de hacer que cada edificio funcione con lo que sucede en ese sitio preciso”, dice Gang, que suele incorporar a ecologistas y sociólogos para realizar los estudios.

Urbanismo ecológico


“El urbanismo ecológico significa pensar en el crecimiento y en recursos limitados”, dice Mohsen Mostafavi, decano de la Escuela de posgrado de Diseño en Harvard, que popularizó dicho concepto. “Jeanne puede ser vista como un prototipo de este enfoque”, agrega.
Mis profesores fueron hippies de los años 60 que nos enseñaron temas como el diseño solar y la conservación de la energía. Cuando tuve mi propia opinión y mi estudio propio, pude llevarlos adelante”, cuenta Gang

El urbanismo ecológico va arraigándose en tanto las ciudades luchan contra el daño ambiental y los desastres naturales. Meses antes de que el Huracán Sandy provocara una destrucción por valor de US$ 60.000 millones en la Costa Este estadounidense, Gang presentó proyectos para modernizar partes de un distrito portuario abandonado en Hamburgo, el nuevo desarrollo urbano más grande de Europa. En diciembre, obtuvo un segundo puesto, detrás de Shigeru Ban de Tokio, en el concurso patrocinado por el gobierno municipal.

“Mis profesores fueron hippies de los años 60 que nos enseñaron temas como el diseño solar y la conservación de la energía”, dice Gang. “Cuando tuve mi propia opinión y mi estudio propio, pude llevarlos adelante”.

A través de su compromiso con la ecología urbana, Gang se esfuerza por lograr que Chicago y otras ciudades resulten más atractivas que los suburbios idílicos de Wright.

Después de prometer que revolucionará el legado de Wright, se ríe antes de responder si acaso aspira a uno de sus sellos distintivos: la fama global. “Sí”, dice. “Por supuesto que sí”.

Comentarios