Una aplicación para tocar

El diseñador sueco Jonas Eriksson diseñó la interfaz de DM1, una app que imita una batería vintage, especialmente pensada para la pantalla del iPad


La aplicación DM1, de Fingerlab Sound Studios, convierte el iPad en una batería virtual para que el usuario pueda mezclar sonido y crear sus propias canciones desde la tableta de Apple.

Pero el énfasis de esta app, que puede descargarse a US$ 6,99 desde iTunes, no está en sus más de 80 kits de betería electrónica. El fuerte de DM1 se encuentra en su interfaz, que imita el estilo vintage de una batería real.

Diseño y tecnología


Obra del diseñador sueco Jonas Eriksson, la apariencia de esta aplicación ha recibido numerosos elogios en el sitio Looks like good design, donde algunos miembros del foro catalogan la interfaz como "fuera de este mundo", o en un mismo sentido, otro dice que su diseño "es hecho por algún tipo de dios". "Quiero tocarla", expresa otro.

Es que el diseño parece seguir al pie de la letra el gusto personal de Steve Jobs, el líder original de Apple que impirmió en la compañía la preferencia por las interfaces que imitan los objetos reales. Así lo demuestran los post-it o el calendario de "cuero" del software de Cupertino, que se espera que sufra un cambio radical una vez que asuma el nuevo encargado de software del iPhone, Jony Ive, más adepto a crear una realidad paralela en el mundo virtual.

Con cinco secciones que permiten desde "tocar" la batería con los dedos, mezclar el sonido de los diferentes kits, hasta agregar efectos o componer canciones a partir de los ritmos creados por uno mismo, la aplicación fue desarrollada en el estudio de un equipo experto en sonido electrónico.


Acerca del autor

Comentarios