Un violín de telarañas

Las cuerdas elaboradas con seda de araña por un científico japonés emiten un sonido “suave y profundo” y son más resistentes que las de nylon con aluminio
“Suave y profundo” es el sonido que nace del violín de telarañas. En comparación con las cuerdas tradicionales, la manera en que la seda de araña fue retorcida para este instrumento dio lugar a una “nueva música”.

Quien inventó esta nueva forma de hacer música fue el científico nipón Shigeyoshi Osaka de la Nara Medical University, Japón. Desde hace años se interesa por las propiedades mecánicas de la seda de araña y sus investigaciones más recientes se concentran en las aplicaciones de este material.

Las proveedoras de seda fueron 300 arañas hembra Nephila maculata, una especies conocidas por la complejidad de las redes que tejen.

Osaka torció entre 3.000 y 5.000 filamentos individuales de seda en una misma dirección para lograr un atado. Las cuerdas las preparó a partir de tres de estos atados, torcidos en conjunto en la dirección opuesta.

Luego se preocupó por lo mismo que interesa a los violinistas: que las cuerdas no se rompan en medio de un concierto. Entonces, se propuso medir la fuerza de tensión. Esta demostró ser menor a la de las cuerdas tradicionales, pero mayor a las de nylon recubiertas con aluminio.

El científico japonés escribió que “varios violinistas profesionales anunciaron que las cuerdas de araña generan un timbre preferible, capaz de crear una nueva música”. El acercamiento a través de un microscopio electrónico explica el por qué de esta “nueva música”.

Mientras que las cuerdas en sí son perfectamente redondas, un corte transversal de las de araña muestra que los filamentos se comprimen en una serie de distintas formas, formando una “estructura de embalaje”. Es por esto que encajan perfectamente, sin que haya espacio entre ellas. Osaka sugirió que es esta disposición la que otorga a las cuerdas su fuerza y tono únicos.

Si bien muchos científicos se han interesado por instrumentos de cuerda, como el violín, Osaka explicó que la mayoría de los músicos se han enfocado en el cuerpo en lugar de las propiedades del arco o de las cuerdas.

Acerca del autor

Comentarios