Un tesoro canario a proteger

Investigadores uruguayos propusieron hoy al municipio de Canelones que se declaren como área protegida 400 hectáreas ricas en especies autóctonas
Cerca de la ciudad de Canelones, a medio camino entre Santa Lucía y en paralelo al Arroyo Canelón Chico, existe un lugar que necesita protección. Hasta ahora, pocos lo sabían, pero luego de un año de visitar el lugar numerosas veces, un equipo de investigadores uruguayos lograron medir su importancia: en una extensión de cerca de 400 hectáreas habitan al menos 10 especies de anfibios, 70 de árboles nativos y 123 de aves.

El lugar tiene varios propietarios pero no ha sido muy explotado, por lo que se encuentra “bastante conservado”, explicó el biólogo Emanuel Machín. Él mismo encabeza la propuesta para declarar ese espacio como área protegida.

Hoy, Machín y los demás investigadores presentaron al municipio y a la secretaría de Medio Ambiente de Canelones un informe en el que justifican por qué el predio debería ser preservado. La propuesta se titula “Área protegida Estación François Margat”, debido a la cercanía con dicha estación ferroviaria.

La biodiversidad del lugar es apenas una de las razones. Es la presencia de especies consideradas prioritarias o amenazadas la que hace aún más urgente la protección.

“Con que existan 10 especies prioritarias, ya es suficiente”, opinó Machín. Y sí que las hay. Pájaros como la pajonalera de pico curvo (Limnornis curvirostris) y el caracolero (Rostrhamus sociabilis) son solo algunos ejemplos. Esta última ave tiene una dieta especialista, por ser un ave rapaz que se alimenta solo de caracoles, lo que la hace más vulnerable a los cambios en su ambiente.

Por otro lado, los investigadores también registraron varias especies invasoras, como la planta zarzamora (Rubus ulmifolius) y la espina corona (Gleditsia amorphoides). Si no se actúa sobre ellas a tiempo, terminarán con las especies nativas, advirtió el científico.

Machín se mostró optimista con cómo será recibida la propuesta y confía en que los destinatarios la acepten antes de que él se marche a Argentina la semana siguiente, a realizar su doctorado.

Sin embargo, el biólogo aseguró que la declaración de área protegida sería solo el comienzo de un trabajo mayor. En primer lugar, se podría contar con fondos para continuar con los muestreos, lo que sería una gran fuente de trabajo para biólogos locales y un campo de estudio para estudiantes de la Facultad de Ciencias. Además, los productores podrían seguir con sus actividades agropecuarias, aunque “de forma más responsable”, precisó Machín.

Con el apoyo de organizaciones como Averaves y Vida Silvestre Uruguay, los investigadores ofrecerán una charla informativa para “dar a conocer las características del lugar y los detalles de esta propuesta de conservación y manejo”, explican en un comunicado publicado en Facebook. El evento es de entrada libre y tendrá lugar mañana en la ciudad de Canelones (Aparicio Saravia 233 esquina Figueroa), a las 18 horas.

Comentarios