Un satélite guiado por celular

Científicos británicos lanzaron al espacio un aparato que orbitará la Tierra durante seis meses y que estará controlado por el smartphone Nexus One
El satélite pesa 4,3 kilos y mide 10 x 10 x 30 centímetros. Fue desarrollado por el Centro Espacial de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, y lanzado el lunes 25 de febrero desde India. En una primera etapa, el satélite será controlado por una computadora a bordo y, si todo sucede como está previsto, pronto el smartphone Nexus One de Google tomará el control absoluto, equipado con una serie de aplicaciones especiales.

Una de las aplicaciones, iTesa, se usará para medir la magnitud del campo magnético alrededor del teléfono durante la órbita. Tomará fotos 360 grados con la cámara de cinco megapíxeles del teléfono y servirá como un método para establecer la posición del satélite. Las imágenes serán publicadas en Facebook.

Chris Bridges, uno de los ingenieros jefe del proyecto, aseguró que el Nexus One no se ha modificado en ninguno de sus aspectos y que será una prueba interesante sobre cómo funcionan en determinadas condiciones los aparatos electrónicos que se usan de forma cotidiana.

El teléfono de Google no fue desarmado para integrarlo con el resto de aparatos electrónicos, sino que se mantuvo tal cual, conectándolo a un puerto USB de los sistemas del satélite, aunque sí se ha usado un software totalmente personalizado para las tareas que ejecutará.

Durante la primera parte de la misión, el smartphone solo funcionará como cámara de fotos para tomar imágenes de la Luna y la Tierra de manera similar a las anteriores experiencias con dispositivos Android en el espacio. Una computadora de alta capacidad basada en Linux se encargará de controlar el satélite.

Después de completar varias pruebas, por primera vez un smartphone tomará el control total de un satélite espacial.

Gritos y susurros


El experimento servirá también para llevar a cabo una idea de los alumnos de la Universidad de Surrey basada en una línea de diálogo de Alien, la célebre película de Ridley Scott estrenada en 1979, que dice que “en el espacio nadie escucha tus gritos”.

El teléfono emitirá una serie de gritos enviados al sitio web de la universidad por la gente a pedido de esta. Los científicos desarrollaron una aplicación por la cual el micrófono del teléfono estará atento, para comprobar si los registra o no. En teoría, el espacio no podría propagar el sonido, al no existir moléculas para transportarlo.

La prueba servirá además para estudiar la durabilidad de los componentes comerciales estándar del celular en el espacio, así como también para probar dos nuevos sistemas propulsores.

El primero se basa en la eyección de una mezcla de agua y alcohol para propulsar el satélite. El segundo son “propulsores de plasma” que usan corriente eléctrica para calentar y evaporar un material, produciendo un gas cargado eléctricamente que puede ser acelerado en una dirección en un campo magnético para empujar al satélite a cambiar de dirección.

 


Está vivo


El satélite se da en llamar Stand-1 y puede seguirse paso a paso a través de su cuenta de Twitter, @surreynanosats. También se puede estar al tanto de su peripecia y las fotos que toma a través de su página en Facebook. De todos modos, se prevé que la aventura se vuelva más excitante cuando el Nexus One tome el control total del satélite.


Populares de la sección

Comentarios