Un "punto de inflexión irreversible" para el medio ambiente

El presidente de IPBES, organización internacional por la conservación de la naturaleza, habló de la situación ecológica
"Estamos alcanzando puntos de inflexión irreversibles en el medio ambiente que amenazarán la capacidad de los ecosistemas de proporcionar bienes y servicios esenciales a la humanidad", dijo Zakri Abdul Hamid, presidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por su sigla en inglés)

El responsable de este organismo internacional para la preservación de la biodiversidad en el planeta, fundado hace solo un año, dijo que la aceleración de la pérdida de especies animales amenaza a toda la humanidad. De hecho, hasta el ganado está sufriendo esta alarmante pérdida.

"Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de finales de 2012 indicó que la diversidad genética entre los animales de cría (como ganado, cabras e incluso camellos) está en declive", dijo el presidente de IPBES. Y agregó: "Una de las razones es que la agricultura moderna ha creado especies con una elevada productividad que están reemplazando las especies autóctonas".
Estamos alcanzando puntos de inflexión irreversibles en el medio ambiente que amenazarán la capacidad de los ecosistemas de proporcionar bienes y servicios esenciales a la humanidad"

Según la FAO, un 22% de las especies domesticadas está en peligro de extinción. Cuando una especie cuenta con menos de 1.000 ejemplares, se incluye entre las especies en peligro.

Zakri señaló que lo mismo está pasando con cultivos y que también la FAO ha advertido de la pérdida de biodiversidad en plantas que son esenciales para la supervivencia de la humanidad.

El 75% de la diversidad genética de cultivos se perdió en el pasado siglo según la FAO. Los datos indican también que de las 30.000 especies de vegetales que pueden ser consumidas, sólo 30 son utilizadas para satisfacer el 95% del consumo humano. Y de esta cifra, el 60% es arroz, trigo, maíz, mijo y sorgo.

Arca de Noé de genes


El responsable de IPBES reconoció que "la pérdida de especies autóctonas no tiene un impacto inmediato". No obstante, Zakri explicó que la pérdida de esas especies, con sus características de resistencia a enfermedades locales, impedirá que las nuevas sean capaces de ser mejoradas genéticamente para luchar contra dichas dolencias.
Un informe de la FAO de finales de 2012 indicó que la diversidad genética entre los animales de cría (como ganado, cabras e incluso camellos) está en declive"

"Los gobiernos necesitan tomar medidas para iniciar programas de conservación y de contingencia que ayuden a mantener estas variaciones o especies autóctonas para que sus genes puedan ser utilizados para dotar con resistencia a las especies modernas", afirmó. "Como un arca de Noé de material genético", continuó.

Zakri también llamó a la colaboración internacional al destacar que "las zonas más biodiversas del mundo están situadas en el sur, mientras que la mayoría de la capacidad técnica y científica está en los países desarrollados".

Comentarios