Un nacimiento esperanzador

En un zoológico chileno nació un hipopótamo pigmeo macho, lo que supone un paso más en la conservación de una especie de la que no hay unos 300 ejemplares en el mundo. Mirá el video del parto


Un zoológico chileno logró la segunda reproducción exitosa en menos de dos años de un hipopótamo pigmeo macho, lo que supone una nueva aportación a la conservación de esa especie que está en peligro de extinción.

Según anunció el jueves el Buin Zoo, situado a unos 30 kilómetros al sur de Santiago, el ejemplar nació el pasado 9 de julio tras un periodo de gestación de siete meses y un parto que duró ocho horas, pesó 6,9 kilos y su nombre se decidirá a través de una votación en el sitio web del zoológico.

El equipo del Buin Zoo logró registrar en video el momento exacto del parto del animal, grabación que será compartida con la comunidad científica internacional y que contribuirá a conocer un poco más la ecología reproductiva de esta especie, aseguran.

Coca, Hipótlito e Inocencio


El hipopótamo, que ahora pesa ya 13 kilos, es hijo de una hembra llamada Coca, llegada desde Buenos Aires en 2003, y de un macho de nombre Hipólito, que arribó desde Bruselas en 2006.

Su hermano, llamado Inocencio, nació también en el Buin Zoo en diciembre de 2011 y será trasladado en breve al zoo de Nueva Inglaterra, en Estados Unidos, donde se emparejará con una hembra canadiense.

Se espera que el hipopótamo recién nacido también sea enviado el año que viene a un zoológico en Japón, en el marco de programas de reproducción para garantizar la supervivencia de la especie, de la que en ese país solo hay un macho y trece hembras.

Esta especie está en peligro de extinción y, además de que es difícil encontrarla en su estado natural, también es escaso en cautiverio, puesto que en todo el mundo no hay más de 300 ejemplares y solo cuatro zoológicos en toda Latinoamérica cuentan con miembros de esta especie.

Los pigmeos tienen un peso que equivale a la décima parte del hipopótamo común y, a diferencia de estos, habitan más en la tierra que en el agua, llevan una vida solitaria y tienen un carácter muy reservado y esquivo.

 


Un nombre para el bebé hipopótamo


El hipopótamo pigmeo recién nacido aún no tiene nombre, por lo que el zoológico lanzó un concurso en el que invita a bautizar al nuevo integrante de su familia. El premio, además de nombrar al pequeño hipopótamo, es entrada libre al zoológico por un año.


Acerca del autor

Comentarios