Un mar cada vez más muerto

Las industrias están secando al Mar Muerto, privando a Israel y Jordania de un agua con propiedades curativas y turísticas
El Mar Muerto se está achicando a ritmo récord, dando lugar a reclamos de que Israel y Jordania impidan que los fabricantes de fertilizantes extraigan demasiada cantidad de un agua cuyas propiedades curativas atraen a los visitantes desde los tiempos bíblicos.

El lago interior salado que bordean estos países bajó un récord de 1,5 metros en el último año debido al uso industrial y la evaporación, informó el Servicio Hidrológico de Israel. Es el descenso más marcado del Mar Muerto desde que se comenzó a llevar registros en la década de 1950. La mitad de la caída de nivel fue causada por Israel Chemicals y Arab Potash de Jordania, dijo Gidon Bromberg, director israelí de Amigos de la Tierra Oriente Medio.

“Esto es inaceptable y habla de la urgencia de obligar a la industria a modificar su proceso de extracción”, señaló Bromberg.

Los fabricantes de potasa, materia prima de los fertilizantes, compiten por el agua con una industria turística con siglos de antigüedad en el Mar Muerto, que el año pasado fue el destino vacacional israelí más popular con 857 mil visitantes. Esa cantidad de turistas supera la de las playas de Tel Aviv y Eilat, según el Ministerio de Turismo.

No es solo la extracción de agua lo que causa la degradación del Mar Muerto, refugio bíblico del rey David. La agricultura desvía agua del río Jordán, que alimenta el Mar Muerto, para regar los cultivos, lo que acentúa un descenso que creó peligrosos hundimientos junto a la costa.

Beneficios medicinales


En la costa norte del Mar Muerto, de 75 kilómetros de largo hace 50 años y de 55 kilómetros en la actualidad, los spas ofrecen los beneficios medicinales de los baños de barro y los manantiales de agua mineral. Los que quieren flotar en aguas con una salinidad 10 veces superior a la del mar deben viajar en auto durante varios minutos o realizar una caminata que es algo más larga.

Dead Sea Works, propiedad de Israel Chemicals, negó haber aumentado la extracción y dijo haber utilizado de 150 millones a 170 millones de metros cúbicos anuales de agua de mar durante dos décadas.

“La principal razón de la caída del nivel del mar es el aumento del uso del agua que en el pasado fluía hacia el Mar Muerto, en especial la del río Jordán, por parte de todos los países de la región”, explicó la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico.

Dead Sea Works dijo que paga para utilizar el agua del Mar Muerto a través de regalías que, según indicó, se han duplicado desde comienzos de año. Israel Chemicals en diciembre acordó que los pagos de regalías por la producción de potasa por encima de determinados niveles se duplicarían a 10%.

“Cobrar a Dead Sea Works por el uso del agua por metro cúbico no afectará el volumen extraído dado que la cantidad que se extrae depende de la superficie de los estanques de evaporación y de las cambiantes condiciones meteorológicas”, expresó la firma.

Jordania e Israel deberían reactivar una comisión conjunta que no se ha reunido en más de una década para que trabajen en el desarrollo de técnicas de extracción que usen menos agua, dijo Bromberg de Amigos de la Tierra.

Solo así se podrán buscar medidas curativas para el Mar Muerto.

Comentarios