Un hospital en Delhi ayuda a los pájaros a volar más alto

La capital de la India es un refugio improbable para una gran variedad de pájaros, no obstante, el "doctor gorrión" trabaja para cambiarlo
Publicado por DW

Cualquiera que haya estado en Delhi, probablemente, se ha dado cuenta de la abundancia de aves en la ciudad. Periquitos de pico de carmesí que trinan en las grietas de las tumbas antiguas; bucerótidos y abubillas comunes que revolotean alrededor de los parques, milanos negros que gritan con voz trémula mientras que pavos reales giran majestuosos de una sola vez y gritan estridentemente en la oscuridad en parques y bosques. Hay búhos por todas partes.

En la vieja Delhi, la ciudad amurallada del siglo XVII dentro de la capital que es un mundo aparte de las avenidas amplias y fuera del trajín político, hay un floreciente mercado en loros, faisanes y periquitos. Muchos habitantes todavía practican el arte del kabootarbazi, o de cría de palomas, un legado de los antiguas dirigentes Mughal. Por todo ello, se trata un lugar extravagante de pájaros.

Las especies raras se encuentran en el santuario de aves Okhla, una de las reservas naturales más ricas del Norte de la India, sobre los terrenos inundables del río Yamuna contaminado gravemente que fluye a través de Delhi. En invierno, es un imán para las aves acuáticas migratorias como las cigüeñas, flamencos y gansos. E incluso en verano, los observadores de aves pueden encontrar perdices, escolopácidos de patas largas, patos y garzas de estanque.

Sin embargo, durante años, los expertos lamentaron el declive de número de aves en Delhi y sus alrededores, impulsado principalmente por la pérdida de hábitat, el aumento de la contaminación y la rápida urbanización. Eso significa que nunca hay un momento de descanso para el Dr. Sunil Kumar Bhat, jefe de veterinaria del Hospital de la Caridad de Pájaros de la Vieja Delhi, un edificio de dos plantas dedicado a tratar, de manera gratuita, a los pájaros enfermos y lesionados.

El "doctor Gorrión"

En el modesto hospital, un inmenso número de jaulas y pajareras, para unas 2.500 aves, la mayoría de ellas palomas. Están dividas por especies y enfermedades, con "salas" separadas para aquellas que esperan o se que recuperan de una operación. Cada día, personas, organizaciones de rescate e incluso la policía, llevan al hospital entre 50 y 60 pacientes alados.

"Actualmente estamos aceptando a más aves de las que podemos tratar. ¿Pero qué podemos hacer? No me sale del alma de dejarlas ahí", dice Bhat, quien es conocido entre la población local de este área como el "doctor gorrión".

Bath está ocupado con tareas que van desde la realización de la operación de las alas y huesos rotos a la administración de antibióticos para las infecciones bacterianas, el tratamiento de heridas, proporcionar una dieta nutritiva con múltiples granos y la revisión de sus pacientes.

Las colisiones, una grave amenaza

Hace poco, una tarde Bhat y su equipo estaban ocupados atendiendo a un pavo real herido. Sujetado por un asistente, el pájaro grande yace encima una mesa, con su pierna derecha torcida desgarbadamente. "Es una fractura. Probablemente fue golpeado por una bicicleta", dice Bhat, mientras venda la pierna. "Pero se recuperará en unas pocas semanas y entonces lo soltaremos en un bosque cercano".

Las lesiones relacionadas con las colisiones son uno de los mayores riesgos para los pájaros de Delhi, dice Bhat.

A menudo, los encuentros inesperados con los zumbidos de los ventiladores de techo, los cables de electricidad colgados a bajo nivel y las cuerdas de las cometas causan graves daños a los residentes con plumas de la ciudad.

El veterinario relata un caso de hace años, cuando trató a un gorrión con graves quemaduras que había volado en una olla llena de aceite hirviendo utilizado por un vendedor de comida callejera. "Lo envolvimos en hielo y después se trató con analgésicos y antibióticos durante meses", dice Bhat. "El gorrión sobrevivió. Fue un milagro. Nos hizo sentir que nuestro trabajo vale la pena."

Muchos de los pacientes también vienen con la disentería y otros problemas digestivos, como resultado de la malnutrición y la alimentación de los residuos no clasificados que generan diariamente los 18 millones de habitantes de Delhi. Otro problema principal es el deterioro de la calidad del aire y el agua de la ciudad. Los trastornos respiratorios son comunes en invierno. "Las aves son muy sensibles. Necesitan aire y agua limpia para desarrollarse", dice Bhat. "Como los humanos, son susceptibles a enfermedades y se infectan con dolencias similares."

Liberarlos

Los pájaros que llegan al Hospital de la Caridad son afortunados- el personal cuenta con un índice de recuperación de cerca al 80 por ciento. La organización, que fue fundada por seguidores la antigua religión Jain en los años 1930, opera completamente con las donaciones privadas de personas que contribuyen con dinero, granos, medicinas y suministros.

Y, siguiendo la tradición Jain que considera todas las formas de vida como sagradas, el hospital prefiere liberar a todos los pájaros que cuida, lo que no siempre es posible. "No animamos a la gente a comprar pájaros porque a menudo no saben cómo cuidar de ellos", dice Bhat. "Pero claro, no podemos tomar a la fuerza todos los pájaros de sus amos si los traen aquí para una revisión. Por lo tanto, mucho de nuestro trabajo implica educar a la gente sobre la dieta correcta y el cuidado de sus pájaros".

Muchas de las personas que llevan a las aves enfermas parecen estar contentos con el enfoque del hospital. Mohammed Nadeem se dejó caer con su loro de dos años que se volvió pasivo y depresivo. "Aquí siempre recibí consejos sensatos de los doctores", dice Nadeem. "Y mi pájaro siempre consiguió volverse más saludable. Eso es lo más importante".

charity-birds-hospital.jpg

Política de no comer carne

Aunque algunos son críticos con la política del hospital de no comer carne. Los jainistas son vegetarianos estrictos, lo cual significa que principalmente se admiten las aves vegetarianas. Pero las aves carnívoras también están presentes, en este caso un búho con un ala entrecortada y varias águilas heridas, halcones y milanos, en jaulas separadas.

"No podemos rechazar estas aves pero debido a los sentimientos religiosos involucrados, tampoco podemos alimentarlos con carne", dice Bhat. "Por lo que, le damos fuentes alternativas de proteínas como la soja, el paneer y algo de fruta".

En lugar de eso, Seth dice que el hospital debería unirse a las organizaciones que tienen cuidado de las aves carnívoras y asegurar un suministro de carne copioso – una sugerencia que no se alinea con el funcionamiento caritativo de los jainistas.

Mas allá de la guerra por la carne, hay pocas dudas que el Hospital de la Caridad de Pájaros de la Vieja Delhi es una bendición para la población aviaria de la ciudad. Tras un día ocupado, el Doctor Bhat se toma un descanso en el tejado, donde todo tipo de pájaros se reabastecen de los comederos de agua con medicamento y grano antes de revolotear para volver a hacer una incursión a las caóticas calles. Para Bhat, los pájaros también son un tipo de medicina. "Es tan relajante verlas", dice.