Un golpe para Spotify

Camino a romper récords de ventas, la compositora Taylor Swift señaló su rechazo al servicio por los bajos niveles de ganancia y retiró su discografía de la plataforma
La cantante country Taylor Swift, esta semana una de las figuras musicales más importantes del momento, decidió retirar toda su discografía de uno de los servicios de streaming más importantes del mundo.

Swift, que durante esta semana va en camino a romper el récord de ventas en la primera semana de un disco (marca que no se rompe desde 2002, recuerdan sitios como The Verge) está en una posición privilegiada para dar un golpe de efecto y así lo hizo la cantante, asegurando que retira su discografía del servicio ya que "los artistas no deberían permitir que sus fans escuchen gratis sus canciones".

Sin embargo, las canciones de Swift siguen en otras plataformas como Rdio o Beats Music, mucho más pequeñas pero que, de todas formas, tampoco han tenido acceso al nuevo disco.

Con el disco 1989, Swift parece encaminarse a un éxito global sin precedentes en el año: hasta el momento, ningún disco editado en 2014 ha pasado la barrera del millón de copias vendidas, algo que apenas lograron tres discos el año pasado: Beyoncé (de Beyoncé Knowles), Pure Heroine (de Lorde) y la banda de sonido de la película Frozen.

Es probable que mientras Swift mantenga su nivel de ganancias sobre su nuevo disco no vuelva a poner sus canciones en el servicio Spotify: con un rango de ganancia que va, según el artista, de los US$ 0,006 a los US$ 0,0084 por reproducción de una canción, el servicio no ha obtenido gran popularidad en varios músicos y a pesar de los esfuerzos por mantener un catálogo con nombres fuertes (la semana pasada incorporaron la discografía completa de John Lennon) Spotify tiene algunos problemas con los grandes nombres de la música.

El cantante de la banda Radiohead, Tom Yorke, dijo hace un año que la plataforma "es la última flatulencia desesperada de un cadáver moribundo" y le hizo la guerra al servicio de streaming, al eliminar sus canciones y  las de la banda Atoms for peace de la plataforma. "Por alguna razón, porque utilizan canciones de siempre, las grandes discográficas están todo el rato sobre nosotros, porque ven una forma de vender las viejas canciones gratis haciendo ellos una fortuna."

En una reciente entrevista con la revista Rolling Stone argentina, el director regional del servicio para Latinoamérica Gustavo Diament señalaba que, tras generar unos 2,2 millones de reproducciones, la música de Gustavo Cerati había acumulado aproximadamente al menos unos US$ 13.200. En una entrevista reciente con Cromo, Diament se refirió a las tarifas para los artistas y la visión del negocio musical del servicio de origen sueco.

De momento, Spotify ha tomado el tema con humor e incluso ha pedido a la cantante que vuelva a poner sus temas online con el hashtag #justsayyes ("sólo decí que sí"). De mientras, han armado una lista de canciones pop llamada "Qué escuchar mientras Taylor no está", y difundido un comunicado en el cual señalan que la cantante ha sido escuchada por casi 16 millones de usuarios en los últimos 30 días.

"Esperamos que ella cambie su punto de vista y nos siga ayudando a construir una nueva economía de la música que funcione para todos", explicó la empresa en un comunicado, también difundido hoy.

Comentarios