Un filme a la medida del público

El corto "Many worlds" monitorea los sentimientos de la audiencia y, según su estado de ánimo, proyecta uno de cuatro finales posibles


Una buena película puede cambiar la forma en que las personas ven el mundo. Ahora, los espectadores pueden cambiar la manera en que se desata el filme que están viendo.

Se trata de un corto experimental de 15 minutos titulado Many worlds, escrito y dirigido por el británico Alexis Kirke, el cual "lee" las mentes y cuerpos de los espectadores, y modifica su trama según lo que estos vayan sintiendo.

Para ello, en primer lugar, Many worlds tiene cuatro finales posibles ya filmados. Luego, una muestra representativa del público se ofrece voluntariamente para usar durante la proyección de la película pequeños sensores que miden la frecuencia cardíaca, tensión muscular, actividad de las ondas cerebrales y lo que se conoce como la conductancia de la piel, que es la base de la tecnología que hace funcionar el polígrafo.

Dichos datos son "analizados mediante algoritmos informáticos inteligentes desarrollados especialmente para Many worlds y utilizados para estimar el estado de ánimo del público y, por lo tanto, cuál versión de la escena siguiente debe ser elegida", se explica en el sitio oficial de Kirke.

Gato de Schrödinger


El corto, que se exhibirá en el Peninsula Arts Contemporary Music Festival en Plymouth, Reino Unido, a desarrollarse del 22 al 24 de febrero, trata también sobre un experimento.
Por ejemplo, si el público parece distraído durante una parte de la historia que es bastante relajada, la siguiente sección elegida por la computadora podría ser más ágil. O si el público parece demasiado feliz durante una sección que está destinada a ser triste, la siguiente en ser seleccionada podría ser la más triste posible", explican los creadores de Many worlds

"Dos estudiantes, Charlie y Olivia, llegan al apartamento de su amiga para tratar de animarla en su 19° cumpleaños. Ellos se encuentran con que Connie, una estudiante de física, se ha sellado en una caja de tamaño mediano con una cápsula de gas cianuro conectado a un contador Geiger. En cualquier momento, una explosión de los rayos cósmicos en la atmósfera podría detonar el cianuro y matar a Connie, de hecho, ya podría haber pasado. Charlie, también estudiante de física, se da cuenta de que Connie está realizando una retorcida versión de un famoso experimento de la física cuántica sobre la naturaleza de la realidad, pero que no estaba destinado a ser llevado a cabo en la vida real", se explica en la web de Many worlds.

Lo que va sintiendo la audiencia sobre el por qué de tal perverso experimento y cómo actúan los amigos va cambiando justamente a la  trama de la propia película. Sus creadores detallan: "Por ejemplo, si el público parece distraído durante una parte de la historia que es bastante relajada, la siguiente sección elegida por la computadora podría ser más ágil. O si el público parece demasiado feliz durante una sección que está destinada a ser triste, la siguiente en ser seleccionada podría ser la más triste posible".

El resultado de la película dependerá de las reacciones biológicas del público en ese cine que, a su vez, podría cambiar la forma en que se hacen otros filmes teniendo en cuenta la interactividad. El experimento recién comienza.

Comentarios