Un dinosaurio con alas parecidas a las de un murciélago

"Yi Qui" tiene un extraño sistema de vuelo que no se ha encontrado en ningún otro animal prehistórico
Un nuevo tipo de dinosaurio del periodo Jurásico bautizado como "Yi Qui" y cuyas alas no estaban hechas de plumas sino de piel, ha sido descubierto en el noroeste de China, según publica la revista Nature.

El recién llegado a la gran familia de los dinosaurios fue descubierto en la provincia china de Hebei y su nombre, "Yi Qui", significa "ala extraña" en mandarín, pues los científicos considera que "se habría movido por el aire usando membranas parecidas a las de las ardillas voladoras"

Esta misma semana Nature publicó el descubrimiento de otro dinosaurio el Chilesaurus diegosuarezi de 145 millones de años y encontrado en Chile.

"Yi Qui" pertenece a un grupo enigmático de pequeños dinosaurios llamado "scansoriopterygids", que hasta ahora solo se conocen en China y están relacionados con las aves primitivas, como el famoso archaeopteryx, aunque hasta la aparición de este nuevo espécimen no se tenía evidencias de que pudieran volar

¿Puede volar?


El nuevo dinosaurio fue descubierto por un equipo dirigido por el profesor Xu Xing del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de Pekín.

En un primer momento, parecía que "Yi Qui"  tampoco podía volar, por lo que sus plumas fueron preservadas junto al esqueleto, pero algo no cuadraba a los investigadores pues estas parecían demasiado estrechas y con forma filamentada, lo que permite tener una superficie útil de vuelo.

Además, se dieron cuenta de otra "característica" poco usual: un largo hueso en forma de varilla que se extendía desde cada muñeca, lo que les dio la pista de que podía tener un tipo de ala diferente al que habían esperado encontrar.

Este tipo de varillas de hueso o de cartílago están presentes en otros animales como los murciélagos y las ardillas voladoras y su función es siempre la misma, ser soporte de una membrana aerodinámica.

Entre los restos de "Yi Qui" también se encontraron pedazos de tejido membranoso, lo que reforzaría la teoría de que era capaz de volar, aunque los expertos no creen que tuviera una gran destreza en el aire y creen posible que solo fuera capaz de planear o de hacer vuelos muy cortos entre árboles.

Esta es la primera vez que este tipo de aparato de vuelo se ha encontrado en un dinosaurio por lo que este "puede ser un extraño experimento evolutivo que finalmente fracasó", señala el estudio.

El profesor Xu relató que su equipo había pensado que era "apropiado darle a este fósil un nombre que significase 'ala extraña' porque ningún otro ave o dinosaurio tiene una del mismo tipo".

Los investigadores han reconocido que esperan que la reconstrucción que han hecho del ala "sea controvertida", pero creen que han llegado "a la mejor interpretación teniendo en cuenta las evidencias disponibles".

Comentarios