Un día agridulce en la Bolsa

King, la empresa desarrolladora del popular juego Candy Crush, debutó en Wall Street el miércoles y logró cotizarse en US$ 6.000 millones, pero sus acciones cayeron hasta un 15%
Las acciones de King Digital Entertainment, creador del popular juego Candy Crush Saga, cayeron hasta un 15% en su debut en la bolsa el miércoles, lo que valora a la compañía en unos US$ 6.000 millones.

La firma con sede en Londres recaudó cerca de US$ 500 millones después de su oferta pública inicial que fue colocada a US$ 22,50 por acción, el punto medio del rango estimado para el precio.

El juego Candy Crush, de dos años de antigüedad y en el que los jugadores mueven caramelos para alinearlos en grupos de tres iguales, parece ofrecer un sinfín de nuevos niveles y diseños para mantener a sus casi 100 millones de usuarios entretenidos cada día.

El creador británico había estimado en US$ 7.100 millones su entrada en Wall Street, en una operación muy esperada pero también muy arriesgada, según expertos.

La firma especializada PrivCo anticipó este lunes "una fuerte demanda (...) basada en el reconocimiento que suscita Candy Crush", el juego estrella del creador con millones de adeptos en el mundo que intentan reunir y hacer explotar caramelos multicolores en tabletas, teléfonos inteligentes y computadoras.

No obstante, PrivCo "recomienda a los inversores evitar la introducción en Bolsa de King": advierte contra una dependencia demasiado fuerte de King respecto a Candy Crush, que representó 97 de sus 144 millones de jugadores diarios en febrero. Las otras dos aplicaciones Farm Heroes y Pet Rescue contaría con 20 y 15 millones de usuarios.

¿Demasiado caro?


Varios analistas habían considerado King ambicioso cuando publicó hace dos semanas los primeros detalles sobre la operación que preveía una valorización de entre us$ 6.600 y 7.600 millones.

King estima que vale más que Zynga, el pionero estadounidense de los juegos en Facebook con por ejemplo FarmVille, valorado en poco más de 4.000 millones de dólares en el cierre del martes, pero menos que un jugador experimentado como Electronic Arts, creador entre otros de SimCity, de unos 9.000 millones.

El auge de los juegos en dispositivos móviles permitió a King, creado en 2002, tener un crecimiento explosivo en los últimos dos años con un volumen de negocios que alcanzó los US$ 1.880 millones en 2013 contra 164 millones en 2012.

Zynga, un ejemplo para no seguir


Los analistas subrayan las numerosas similitudes entre King y Zynga, un hecho que juega poco a su favor. Zynga ya había sido ambicioso cuando entró en bolsa en 2011: recaudó 1.000 millones de dólares y se había valorado en siete veces más.

En ese entonces Zynga solo contaba con 54 millones de jugadores y dependía mucho de FarmVille. Y este sólo representaba el 27% de sus ingresos mientras que Candy Crush representa hoy el 78% de los de King, según datos recabados por la firma especializada en empresas que entran en bolsa Renaissance Capital.

Una vez recaído el entusiasmo de los inicios, cuando los jugadores se aburrieron, los beneficios y los valores de las acciones cayeron. La empresa cerró sus oficinas donde creaba juegos, despidió a cientos de empleados pero sigue sin haber recobrado aliento.

King podría conocer una suerte similar, advierten los analistas.

El grupo británico no evoca por ahora ningún proyecto de desarrollo que sustente su crecimiento a largo plazo, en momentos en que el éxito de Candy Crush "se desaceleró notoriamente", subraya PrivCo.

Acerca del autor

Comentarios