Un desfile de orgullo Android

Google organizará una marcha LGBT virtual para promocionar Androidify, su app para crear avatares con la estética de la marca
En poco tiempo se celebrará el desfile de orgullo gay en las calles de San Francisco, Nueva York, Londres y en la web. Sí, en internet habrá también un desfile protagonizado por avatares de personas de todo el mundo con la estética de los personajes de Android.

Se trata de una campaña publicitaria de Google para Androidify, una app –exclusiva de Android que también está disponible en la web– y que permite personalizar al robot del logo de la empresa en distintos colores y tamaños con accesorios y vestimenta de todo tipo.

La compañía invita a crear un avatar de personas cercanas o propio y a vestirlos para que participen de un desfile de orgullo gay virtual. Para ello, la empresa renovó el vestuario virtual y agregó accesorios y personalizaciones coloridas, dignas de esta celebración. Estos avatares marcharán entre el 27 y 28 de junio, aunque no hay detalles sobre cómo será la celebración.

Para comenzar a crear, hay que entrar a este link, donde se puede diseñar el personaje. No hay ropa femenina ni masculina, todo vale. La herramienta permite descargar GIF de estos personajes además de compartirlos en redes sociales.

"La discriminación perjudica el negocio"


Aunque se trata de una campaña publicitaria, la movida también responde a una postura que están teniendo las empresas de Silicon Valley –entre los que se encuentran directivos de Apple, Twitter y eBay, entre otros –en defensa de la aceptación de la unión gay en todo el mundo. Según recuerda Cnet, a comienzos de abril altos ejecutivos de más de 40 compañías de tecnología escribieron una carta conjunta en la que abogaron por la protección de la orientación sexual y derechos de género.

"La discriminación perjudica el negocio", decía la carta, en la que se criticaba la "ley de libertad religiosa" que se discute en varios estados de Estados Unidos y que fue aprobada recientemente en Indiana y Arkansas. Bajo esta ley, las empresas pueden negar sus servicios a determinadas personas por considerar que van en contra de sus creencias religiosas.

La ley fue duramente criticada en distintas esferas y los ejecutivos de empresas tecnológicas se sumaron a las protestas.