Un cohete de la NASA explotó al despegar

Todo estaba pronto para que la cápsula Cygnus partiera hacia la Estación Espacial Internacional con 2,2 toneladas de carga para su abastecimiento cuando una falla la hizo estallar. Mire el video


 

El cohete Antares de la empresa estadounidense Orbital Sciences se convirtió en una gigantesca bola de fuego este martes, seis segundos después de ser lanzado en una misión para llevar la cápsula Cygnus con provisiones a la Estación Espacial Internacional (EEI).

El cohete se elevó el lanzamiento desde el centro espacial de Wallops en la costa de Virginia, y de repente explotó envolviéndose en llamas y cayendo a tierra provocando una gigantesca nube deslumbrante. "No hubo heridos y no falta nadie del personal de la base", indicó la NASA en su sitio.

Se trata del primer accidente desde que la NASA comenzó a recurrir al sector privado para abastecer a la EEI. "Perdimos el lanzador Orb3", dijo un comentarista del canal de televisión de la agencia espacial que transmitía en directo y luego precisó, "parecería que la destrucción se limitó a la rampa de lanzamiento".

En un breve comunicado publicado en internet, la NASA indicó que "una disfunción se produjo poco después del despegue" y prometió difundir nueva información cuando sea posible. La agencia agregó que está trabajando "junto a Orbital para reunir todos los datos acerca del fracaso de la operación".
Algo fue mal y terminó como todos pudimos ver”, dijo luego el vicepresidente de la compañía, Frank Culbertson

Por su parte, Orbital señaló en un mensaje en Twitter que "hubo una anomalía en el lanzador". "Algo fue mal y terminó como todos pudimos ver", dijo luego el vicepresidente de la compañía, Frank Culbertson, que anunció que una investigación está en curso.

La cuenta atrás se había desarrollado sin problema, en condiciones meteorológicas casi ideales. Se trataba del primer lanzamiento nocturno del cohete Antares y del tercero de la misión de abastecimiento de Cygnus hacia la Estación Espacial Internacional (EEI).

La cápsula Cygnus estaba destinada a llevar una carga de 2,2 toneladas hacia la EEI. El lunes, el lanzamiento había sido pospuesto por 24 horas a causa de la presencia de un buque en el Atlántico, dentro del perímetro de seguridad determinado para la operación.

La Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama fue informado del accidente y que había pedido estar informado regularmente sobre los avances de las investigaciones.

Para reemplazar a los transbordadores


Desde que en 2011 dejaron de funcionar los transbordadores de la NASA, la agencia decidió contratar a empresas privadas para que realicen los viajes, tanto de abastecimiento de la EEI como de traslado de astronautas. El contrato con Orbital Sciences para traslado de cargas fue por US$ 1.900 millones e incluyó ocho vuelos, de los cuales este iba a ser el tercero. La agencia firmó también un contrato por US$ 1.600 millones con SpaceX, de Elon Musk, para realizar 12 misiones hacia la EEI.

Por otra parte, el programa espacial ruso Soyuz se ha encargado del traslado de los astronautas estadounidenses a la EEI. La NASA busca cortar con la dependencia de los rusos, por lo que en setiembre de este año, seleccionó a SpaceX y a Boeing para construir las dos primera naves espaciales privadas de transporte de personas hacia la EEI y potencialmente hacia otros destinos orbitales.

El contrato fue por un total de US$ 6.800 millones. Boeing percibió US$ 4.200 millones para desarrollar su nave, el CST-100 y SpaceX US$ 2.600 millones por su cápsula Dragon V2. Los primeros vuelos de estas naves de siete plazas están previstos para 2017 y permitirán a Estados Unidos dejar de depender de los Soyuz rusos para transportar a sus astronautas hacia la EEI.

Comentarios